martes, 6 de noviembre de 2018

Leche dorada (El festín vegano)





La primera vez que oí hablar de la leche dorada fue a mi amiga Esther Terrón. Ella buscaba siempre alimentos sanos, y de esta bebida hablaba maravillas. Es originaria de la India y su ingrediente principal es la cúrcuma, que tiene conocidas propiedades anti-inflamatorias. Además, va mezclada con muchas especias, así que pensé que tenía que estar deliciosa. El problema es que Esther la preparaba con la receta tradicional. Esta es un poco liosa, porque hay que hacer una masa espesa, que se guarda en la nevera y de la cuál se van cogiendo cucharaditas, que se disuelven en leche. ¿Qué queréis que os diga? Un poco complicado para mí. Si quiero una leche dorada, la quiero ya.

domingo, 4 de noviembre de 2018

Tarta helada "sundae" de brownie con cerezas en almíbar





Después de una receta tan otoñal como el cheesecake de calabaza, os dejo una maravillosa tarta helada. Me resisto a clasificar los helados como postre de verano. Casualmente, como la de calabaza, también es una receta de Martha Stewart. Hacía varios años que la había visto en la portada de su revista y no me había olvidado de ella. Sabía que, antes o después, la haría. Solo faltaba esperar a la ocasión perfecta.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Limonada de sandía y té frío de jazmín con naranja






Voy a dejaros una entrada muy breve para explicaros dos bebidas que hice este verano, y que fueron un éxito total. 

Mi hermana preparaba una fiesta y se me ocurrió que estaría bien preparar unas bebidas no alcohólicas, pero con un punto de sofistificación. La cena era con temática estadounidense, así que me parecía imprescindible que hubiera una limonada y un té frío. Pero, claro, no nos íbamos a quedar en los clásicos. Si se innova en los gazpachos (gazpacho de melón, gazpacho de zanahoria...) y en el hummus (hummus de guisantes, de calabaza, de coliflor...), también podremos innovar en la limonada y en los tés fríos. Y esto no es una ocurrencia mía. Mis revistas de cocina norteamericanas estaban llenas de sugerencias a este respecto.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Cheesecake de calabaza






Hice este cheesecake de calabaza hace dos años, para Thanksgiving. Lo pasamos en Barcelona. Siempre nos gustaba celebrarlo. Lo hicimos a lo grande. Conseguí todos los ingredientes, incluso la genuina cranberry sauce de lata. Mi sobrino Julio vino a cenar con nosotros. 

lunes, 6 de agosto de 2018

Fingers de habichuelas (Cocina con Ulises)






Quería acompañar mis pizzas esféricas de alguna verdura, pero tenía que ser algo un poco sofisticado. Se me ocurrió rebozar unas judías verdes (que, en Canarias, se llaman habichuelas) y servirlas como si fueran patatas fritas, con su papel de periódico y todo. Para que no quedaran muy grasientas las hice al horno, en lugar de freírlas en aceite.


Ulises

domingo, 5 de agosto de 2018

Pinchos de langostinos (Cocina con Ulises)






Era un día de julio y estaba de vacaciones. Había estado ingresado en Barcelona y había vuelto a Tenerife con muchas ganas de cocinar. Me gustaba preparar la comida de la familia. Un día se fue mi madre a la facultad y le pegunté que podía hacer. Va ella, saca una caja de langostinos de dos kilos del congelador y me dice: "Ahí te queda eso, haz lo que quieras". Así es mi madre cuando va con prisa.

sábado, 21 de abril de 2018

Crack pie de Christina Tosi






Me encanta el programa de Netflix Chef´s Table. Cuando leí que había una nueva temporada dedicada a la repostería, me faltó tiempo para verla. Sólo son cuatro episodios, así que me vi uno detrás de otro.

El que más me gustó fue el primero. El único dedicado a una chef pastelera. Una vergüenza en un campo de la cocina dominado por las mujeres. No conocía a Christina Tosi. Hace unas tartas, pasteles y galletas que intentan recuperar los sabores y sensaciones de su infancia estadounidense. Sus creaciones son aparentemente simples, pero te entran unas ganas inmensas de comerlas.  En este episodio narra su trayectoria profesional y cómo, trabajando en el restaurante Momofuku de Nueva York, hacía postres para la comida de sus compañeros de trabajo. Un día no tenía nada con lo que preparar una tarta y, con lo que encontró en la nevera, inventó algo. Pensó que iba a ser un desastre porque no cuajaba, lo metió en el congelador para ver si se arreglaba. Al final, la dejo sobre la mesa. Sus compañeros la probaron y quedaron asombrados del resultado. Era una tarta totalmente adictiva. Le decían que no podían dejar de comerla. Le preguntaban: ¿qué lleva esta tarta? ¿crack? Por eso se quedo con el nombre de "crack pie".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...