viernes, 20 de marzo de 2015

Tarta Sacher vegana (Fácil y riquísima)








Aunque me cueste creerlo, Ulises cumplió 14 años. Lo celebró en casa con sus amigos dos días distintos, para que fueran pocos cada día. En el menú: chucherías, palomitas, perritos calientes y tarta. Todo decorado con el kit de fiesta para adolescentes frikis que ya publiqué. Uno de los días preparé una tarta Sacher vegana y el otro una cookie gigante también vegana. Las dos recetas las hacía por primera vez y me encantaron. No sabría por cuál decidirme, aunque la Sacher creo que es mucho más espectacular. Además, parece increíble que sea vegana.




Esta tarta es típica de Viena. Fue inventada por Franz Sacher y su hijo Eduard la empezó a preparar en la pasteleria Demel. Después abrió el hotel Sacher, donde la empezó a servir con el nombre de tarta Sacher. Hubo muchas disputas legales por el nombre entre en hotel y la pastelería. Finalmente, la justicia dictaminó que la del hotel se llamara Tarta Sacher Original y la de la pastelería Tarta Eduard Sacher.

Yo no recuerdo cuando probé la tarta Sacher por primera vez, creo que fue alrededor de mis veinte años. Pero sí recuerdo que me encantó. Era una tarta de chocolate diferente a las que había probado hasta entonces, con un sabor intenso. Durante años la comía muy frecuentemente en las cafeterías alemanas de Tenerife (Café Melita y Rancho Grande). Después, siempre pendiente de no engordar, me fui olvidando de los tés con tartas. Pero, cuando vi una tarta Sacher en la portada de un libro de repostería de chocolate vegana, me entró una añoranza tremenda por la Sacher.





Hacía un montón de meses que la tenía pendiente y, cuando pensé que tarta de chocolate sin lácteos podía preparar para el cumpleaños de Ulises, se me vino inmediatamente a la cabeza. Imaginé que iba a ser bastante complicada y con ingredientes raros, pero para nada. Es facilísima y con productos de los que todos tenemos en casa. Lo único que necesitamos es un poco de tiempo para esperar a que las distintas partes reposen o alcancen la temperatura adecuado, pero el tiempo de trabajo nuestro es mínimo. Realmente se tarda más en leer las explicaciones que en hacerla.

Os animo a que la hagáis. A mí ya me falta tiempo para repetir. Es importante que uséis un cacao y un chocolate bueno, porque de ellos depende el sabor. Yo uso los de Valor. Si usáis de otra marca, fijaros que el cacao no tenga nada más que el cacao y que el chocolate sea al 70%. El chocolate de Valor tiene trazas de leche, así que la receta no sería vegana estricta.


Ingredientes bizcocho:
150 g de harina integral de trigo
150 g de harina de trigo
75 g cacao en polvo
100 g de azúcar glass
Dos cucharadita de levadura
Una cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de vainilla
Una cucharadita de café soluble (opcional)
120 ml de aceite de oliva suave
240 ml de jarabe de arce
420 ml de leche de soja (u otra leche vegetal)
Una cucharada de vinagre de manzana




Ingredientes cobertura y relleno:
225 g de chocolate tipo postres al 70%
300 ml de leche de soja (u otra leche vegetal)
20 g de azúcar
Una pizquita de sal
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharaditas de aceite de girasol (u otro aceite vegetal)


 80 ml de mermelada de albaricoque




Preparación del bizcocho:

Encendemos el horno a 180º C, sin gratinador.

Preparamos el molde con papel en el fondo y engrasado alrededor.

Ponemos en un bol la harina, el cacao tamizado, el azúcar glass, la levadura, el bicarbonato, la sal, la vainilla y el café.












En otro bol mezclamos los líquidos: aceite, jarabe de arce, leche y vinagre.









Echamos los líquidos sobre la mezcla de la harina. Batimos a mano hasta que está todo bien incorporado. Os parecerá que está muy líquida, pero está bien así. De esta manera queda el bizcocho jugosísimo. Si veis que os quedan grumos, podéis colar la mezcla. Ponemos la mezcla en el molde que teníamos preparado.








Horneamos unos 40 minutos, hasta que un palillo introducido en el medio sale seco y los bordes se empiezan a separar. Si veis que se quema, podéis cubrirlo con papel de hornear.




Dejamos enfriar y desmoldamos.





Preparación de la cobertura:

Ponemos el chocolate en trozos en un recipiente. Reservamos.
Calentamos la leche con el azúcar, la sal y la vainilla. Cuando hierve, apagamos, echamos sobre el chocolate y tapamos.











A los 4 minutos, destapamos, echamos el aceite y batimos a mano hasta tener una crema homogénea.








Dejamos enfriar a temperatura ambiente. A medida que enfríe, irá tomando una consistencia más espesa.



Montaje de la tarta:

Damos la vuelta al bizcocho y retiramos el papel de hornear.

Dividimos al medio, para que nos queden dos bases similares.









Cubrimos cada una de las bases (por la parte que hemos cortado) con unos 60 ml (1/4 de taza) de la crema. Una de las bases la metemos en la nevera, para que endurezca más, y la otra la dejamos fuera. Dejamos reposar la de fuera unos 15 minutos y añadimos la mermelada de albaricoque. Dejamos reposar otros 15 minutos.



















Sacamos la base que teníamos en la nevera y la colocamos (con la parte de la crema hacia abajo) sobre la que tiene la crema de albaricoque. De esta manera, en el medio de la tarta queda crema-mermelada-crema.






Ahora toca cubrir la tarta. Lo mejor es hacerla sobre una parrilla, para que caigan los restos de crema. Echamos una taza de cobertura sobre el centro de la tarta. Con una espátula, extendemos por toda la superficie y por los lados, de manera que quede todo el bizcocho cubierto. Dejamos reposar 15 minutos a temperatura ambiente y otros 15 minutos en la nevera.














Pasado ese tiempo, sacamos la tarta de la nevera. Echamos el resto de la crema en el centro y movemos la tarta para que se distribuya por toda la parte superior. Es importante no tocar la crema con la espátula ni con ningún otro utensilio, para que quede completamente lisa y brillante. Si os quedan chorretones por los lados, sí podéis corregirlos con la espátula, pero por la parte superior no.







Y ya está. Solo toca esperar a que endurezca (una media hora). A mí me gusta más a temperatura ambiente, pero también se puede comer fría. Se conserva perfectamente 2 o 3 días en la nevera.









¡Se me olvidaba! Lo típico es decorarla con una S o con  Sacher escrito con chocolate fundido. Yo hice trampa y compré unos lápices de chocolate.




En lugar Sacher, puse el nombre del cumpleañero.

















12 comentarios:

  1. No te puedes imaginar las ganas que me han dado de un trocito al verla ¡qué antojazo!

    ¡Feliz y dulce fin de semana!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, cuando veo la foto. Tengo ganas de hacerla otra vez.

      Un beso

      Eliminar
  2. La hice este fin de semana y fue todo un exito ¡¡¡¡ muchisimas gracias !!!!
    Una pregunta.... ¿ la sarten que se ve en las fotos de la Cookie gigante la usas en el horno ?
    Un beso y felicidades por este blog tan magnifico
    Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro. ¿Verdad que resulta más fácil de lo que parece cuando se lee?

      Si tienes foto mándamela a elfestindemarga@gmail.com

      Sí. La meto en el horno.

      Un beso

      Eliminar
  3. Muchas gracias por esta receta . la hice el fin de semana y quedo de pastelería.Enhorabuena Marga.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por esta receta . la hice el fin de semana y quedo de pastelería.Enhorabuena Marga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marta.

      La verdad es que es una receta que queda muy bien y mucho más fácil de lo que parece.

      Un beso

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Marta.

      La verdad es que es una receta que queda muy bien y mucho más fácil de lo que parece.

      Un beso

      Eliminar
  5. Hola, me gustaría saber donde va el azúcar glass, muchas gracias y sí, sale riquisima!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Celia,

    Pues hay una errata. Cuando se echan los sólidos en el bizcocho, se pone el azúcar glass. Aparece en la foto después del cacao. Gracias por decírmelo.

    Me alegro de que te quedará rica.

    Un beso,

    Marga

    ResponderEliminar
  7. Hola Marga! Quisiera saber para cuantas personas es la receta. Gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...