domingo, 9 de junio de 2013

Pato Pekín (pato crujiente con tortitas)




Este es uno de esos platos que nunca pensé que iba a hacer yo en casa. Cuando voy a un restaurante chino bueno siempre lo pido, pero me parecía que tenía que ser muy laborioso. Alguna vez busqué la receta y encontré una en la que mandaban tener el pato colgado de un gancho en la cocina un día. La verdad, no me apetecía el espectáculo. Así que cuando vi la receta en la página de Nigella Lawson  y lo fácil que era, supe que lo haría. Claro que Nigella usa tortitas compradas ya hechas. Y yo no, yo quería hacerlas desde cero (como dicen en inglés, “to start from the scratch”). 

Hice una búsqueda en la web hasta que encontré una receta de tortitas chinas también sencilla. Es del blog Manu´s Menu, que no conocía y me ha encantado. La mayor parte de las recetas para estas tortitas, indican hacerlas de dos en dos. Se pone una sobre otra, con una capita de aceite de sésamo entre ellas, y se sigue estirando para que queden muy finitas. Se doran así y después se separan. En la página de BBC Good Food lo explican así. A mí me parecía mucha complicación. Pensé que el objetivo de este método era que quedasen tortitas muy finas sin romper, pero yo tengo mi propio truco particular para eso. Os lo voy a contar. 


A mí el rodillo me agota. No tengo mucha fuerza en los brazos y me cuesta estirar y estirar pequeñas porciones de masa. Cuando era pequeña, veía a mi madre estirar la masa de las orejas (dulce de carnaval gallego) y pasar así mucho tiempo. Cuando yo empecé a hacer mis propias orejas, decidí utilizar una máquina de pasta casera para estirar la masa. Es perfecta. Puedes conseguir dejar la masa todo lo finita que quieras. Claro, solo sirve para masas con bastante consistencia (no pegajosas) y para piezas pequeñas. Pero, vamos, solo hay que dar a una manivela y ya está. Mi cuñada Denise tiene, incluso, el accesorio de la Kitchen Aid para pasta y no tiene ni que dar a la manivela, es eléctrico. A ver si algún Rey Mago lee esto y me lo regala a mí también.




Este plato es típico de Pekín (ahora llamado Beijing) y por eso recibe ese nombre. Yo lo tomé por primera vez, hace muchísimos años, en un restaurante del sur de Tenerife. Nos llevó Bertha, a Ana, a Manolo y a mí. Bertha trabajaba entonces como directora en un hotel y conocía los mejores restaurantes. Fue la primera vez, también, que vi las zanahorias talladas decorando los platos. El restaurante estaba en Puerto Colón y se llamaba “Pekin Garden”. Fui muchas veces a comer el pato, especialmente cuando mis sobrinos eran pequeños. Hace años que no voy. Ha cambiado de propietario y ahora tiene mala pinta. Desde hace años, lo tomo muy a menudo en otro restaurante del sur, el Khong Tsha, en Parque Santiago. 

Preparé el pato, que compré congelado, y las tortitas. La salsa hoisin la compré hecha. Prometo que pronto la prepararé en casa y colgaré la receta. Para hacer una salsa sustituta, podéis mezclar salsa de soja con un poco de miel. Para darle consistencia, se puede echar un poco de mantequilla de cacahuete o de cacahuetes en polvo.




Si no tenéis salsa hoisin, podéis usar otra salsa oriental. Si no queréis asar el pato, podéis usar una lata de pato en confit, como la que yo utilicé para hacer la pastela de pato en confit. Y, por último, si no os apetece hacer las tortitas, podéis usar otras de trigo de las que venden ya hechas (de comida mexicana o similares). Pero, por favor, no sustituyáis a la vez las tres cosas. Si lo hacéis, cualquier parecido con la receta original sería pura coincidencia.

Os tengo que contar que he estado haciendo un curso on-line de fotografía. La idea era conseguir sacar mejores fotos para este festín, aunque seguir usando el móvil. Me ponían deberes semanales. Esta semana nos tocaban los bodegones. Nos sugirieron poner fotos de los ingredientes y del plato ya hecho. A mí me pareció una idea genial, para practicar. Nos daban muchos consejos de cómo poner objetos decorativos, un fondo, desenfocar, etc. Los que leéis este blog, creo que ya os habéis dado cuenta de que no me gustan mucho ese tipo de cosas, que prefiero fotografiar la comida, sin muchos adornos. Y el fondo desenfocado, lo odio. Pero decidí ser buena alumna y seguir los consejos. Me monté una especie de altarcito en una esquina de la cocina. Un trozo de mármol sobre un deshumidificador con un trozo de papel pintado detrás. Como iba a ser pato chino, coloqué una bandeja china, una tetera y dos vasitos de té. La foto de ensayo quedo bien, como podéis ver.





Pero con el rollito quedó fatal. No conseguí que quedara bien enfocado. Creo que es una de las fotos de platos que me ha quedado peor. A pesar de todo, creo que con el curso sí que han mejorado algo mis otras fotos. Ya me diréis.







Ingredientes:
Un pato
¼ kg de harina
150 ml de agua hirviendo
5ml de aceite de oliva (o de sésamo o de girasol)
Medio pepino 
3 cebolletas
Un bote de salsa hoisin





Encendemos el horno a 150 º. 

Ponemos el pato sobre la parrilla del horno, con una fuente honda debajo, para recoger la grasa.





Cubrimos con un poco de papel de hornear (solo por arriba, para que pueda caer la grasa) y lo dejamos 3 horas en el horno. 




Pasado ese tiempo, subimos a 200º, quitamos el papel y dejamos 30 minutos más.

Mientras tanto preparamos las tortitas.  Mezclamos la harina con el agua hirviendo y el aceite. 






Amasamos, hasta tener una masa compacta. Si vemos que está muy dura, añadimos una o dos cucharadas más de agua. Hacemos una bola y cubrimos de papel film. Dejamos reposar una hora.




Pasado ese tiempo, partimos la masa al medio y formamos dos cilindros. 




Partimos cada uno en seis trozos. 




Hacemos doce bolas. 




Aplastamos cada bola con la mano.




La cortamos con forma redonda (con un cortador de galletas o un vaso). 






Estiramos con el rodillo hasta tener obleas bastante finas.

Yo, como os dije, lo hago con la máquina de hacer pasta. Primero paso todas por la máquina en la posición 1. 






Después en la posición 2. Así hasta la 5. 




Cada vez las meto en una dirección para que me salgan redondas. De todas formas, van a quedar un poco ovaladas, porque el ancho de la máquina no da para que salgan grandes y redondas. A mí no me importa que sean ovaladas, porque casi es mejor para rellenar. Si las queréis redondas perfectas, lo podéis arreglar con el rodillo.




Calentamos una sartén grande y plana al fuego, sin nada de aceite. 




Cuando está caliente, bajamos a fuego suave. Ponemos una tortita. 




Cuando empieza a dorarse por un lado, retiramos. No se les da la vuelta. Solo se hacen por un lado.




Las ponemos sobre un plato y cubrimos con un paño húmedo tibio hasta la hora de comer.




El pepino lo pelamos y lo picamos en bastoncitos.






Retiramos la parte verde y la primera capa de las cebolletas. Picamos en tiritas finas.






Servimos la salsa hoisin en un cuenco.






Ya tenemos todo preparado.




El pato se deshace, en la mesa, con la ayuda de dos tenedores. Se va desmigando todo, introduciendo los tenedores y deshaciendo la carne en tiras. 




Se deja todo el pato desmigado antes de empezar a preparar los rollitos.




A la hora de comer, se coge una tortita, se unta con salsa hoisin. Se echa cebolleta y pepino. A continuación, un poco de pato y se cierra.  Se prepara y se come con las manos. No se usan cubiertos.








Si es un plato que os gusta, os va a parecer increíble haberlo hecho en casa. Si no lo habéis probado nunca, ya veréis cómo os encanta y triunfáis con vuestros comensales.














10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Espero k este Rico TB con pavo... S k lo tengo ya descongelado... El pato lo metiste sin ninguna salsa al horno? He leido de gento k lo mete con una sala al bano maria dentro del horno... Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin nada. Queda perfecto. Lo importante es que sea a horno suave bastante tiempo. Yo también vi recetas muy distintas, pero lo he hecho varias veces y siempre perfecto.

      El pavo es màs seco, pero puede quedar bien.

      Ya me contarás. Suerte!!

      Eliminar
  3. Buenas tardes Marga llevo tiempo siguiendo tu blog y la verdad que está muy bien. Quería preguntarte si alguna vez has hecho "ternera al curry" como hizo "Frank de la jungla" en un capítulo, y si ese es el caso si podrías subir la receta.

    Un saludo y muchas gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por seguirme!!!! Nunca he visto el programa de Frank, pero las recetas de pollo al curry del blog las puedes hacer perfectamente con ternera.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Hola Marga, ¿donde compras la salsa Hoisin en Tenerife?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La venden en muchos sitios. Hay dos tiendas de productos indios cerca de la parada Guimerá del tranvía. Una justo detrás y otra un poco más abajo, que se llama Valimar. Hay la tienen. Creo que también la he visto alguna vez en Alcampo y en el Club del Goumet en El Corte Inglés.

      Eliminar
  5. De entrada el pato hay que hincharlo de aire por debajo de la piel para que se desprenda de la carne....eso es esencial para el pato pekin,que la piel este separada de la carne para que cuando este hecho el pato la piel este crujiente y la carne jugosa.LUego hay que escaldarlo con una mezcla de melaza agua y un poco de miel y se deja secar...este paso se repite tres veces,y eso le dara el tipico color y sabor caramelizado a la piel del pato.deespues se deja secar unas horas colgando y al horno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé. Es una versión simplificada.

      Eliminar
  6. Muchas gracias por la receta y las fotos :) hoy lo preparo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...