miércoles, 22 de junio de 2016

Coca de San Juan (Coca de Sant Joan)






Nada, no voy a meter nada de rollo, que quiero que os de tiempo a hacer esta coca para San Juan (y ya es mañana).  El año pasado os contaba (en la entrada de hojaldres de salchicha) mi aventura con la coca de Hofmann. Este año, justamente, voy a pasar la víspera y el día de San Juan en Barcelona. Pero, antes de venir, me decidí a hacerla. Y, como no, use la receta de Hofmann (de la mano de La Cuinera).




He de deciros que Barcelona está ya toda llena de cocas de Sant Joan. Son muy tradicionales en este día. Hay que reprimirse y tener mucha voluntad para no comprar una tras otra. Me parece que las más típicas son como la que he hecho, de bollería y crema pastelera. Pero, si queréis probar otras os recomiendo la coca de llardons y, en salado y alta cocina, la coca de tomate confitado.












Yo hice la masa en la máquina de pan, pero no tiene ninguna dificultad hacerla a mano. Para la crema pastelera usé la receta del blog. Como estaba vaga la hice en la Thermomix. Puse todos los ingredientes en el vaso con la pala a 90º y programé 8 minutos a velocidad 1.5. Mejor si primero batís los huevos. 

Con estos ingredientes me salió una coca grande y dos pequeñas.






Ingredientes:
220 g de leche
25 g de levadura fresca
60 g de mantequilla
Una cucharada de coñac 
1/2 cucharadita de agua de azahar
100 g de azúcar 
1/2 kg de harina de fuerza
Un huevo
Ralladura de un limón 
1/2 cucharadita de sal



Para la decoración:
Un huevo
50 g de azúcar
200 g de cerezas confitadas





Si hacemos la masa en la máquina de pan, ponemos los ingredientes en el orden en el que aparecen en la lista, y elegimos el programa de amasado. En mi máquina, este programa tiene un reposo final de 76 minutos. Si la vuestra no tiene ese tiempo de reposo, la dejáis en la máquina una hora desde que termine el amasado.

Si hacemos la masa a mano, templamos la leche en un cazo con la mantequilla. Si se nos calienta mucho, la dejamos enfriar hasta que esté templada. Debe estar a unos 40 grados, es decir, que la tocáis y está calentita pero sin quemar. Añadimos la levadura troceada, el azúcar, el coñac y el agua de azahar. Reservamos. En un bol ponemos la harina, la ralladura de limón y la sal. Hacemos un agujero y echamos la mezcla de la leche. Amasamos un poco, añadimos el huevo ligeramente batido y seguimos amasando hasta obtener una masa homogénea. Dejamos reposar, cubierta por papel film en un lugar cálido, hasta que doble su volumen.

Mientras reposa podemos hacer la crema pastelera. La metemos en una manga con boquilla estrellada grande. La conservamos en la nevera. Si no tenemos manga ni boquilla, la metemos en una bolsa de plástico. Después cortaremos una esquina y decoramos con ella. Queda bien.













Tenemos que decidir si hacemos una sola coca muy grande o varias más pequeñas. Yo hice tres. Una era grande y dos pequeñas. Partí la masa al medio y una de las mitades en otras dos.

Estiré sobre papel de hornear en bandejas de horno. Mis bandejas de horno son de 90 cm, no de 60 (que son las normales). Las cocas de San Juan tienen una forma ovalada, pero podemos darles otra forma si queremos. Si es necesario, añadimos un poco de harina para estirar. Hacemos unos cortes en forma de rombo, que es donde irá la crema pastelera.

Después debemos dejar levar las cocas en un lugar cálido. Podemos decorarlo antes de levar o después. Yo las decoré después (por eso veréis en las fotos la masa levada), pero ahora creo que es mejor hacerlo antes. Si se decoran después de levar, al pintarlas con el huevo siempre se desinflan un poco (que es lo que me paso a mí y las tuve que volver a levar un rato). 

Si las vamos a decorar ya, batimos el huevo y pintamos con él toda la parte superior y lateral de las cocas. Echamos chorros de crema pastelera sobre los rombos cortados. Mezclamos unas cucharadas de azúcar con un poco de agua y colocamos montoncitos dentro de los rombos. Sobre el azúcar, colocamos cerezas escarchadas.




















Es importante que repose en un lugar cálido, mínimo 23 o 24 grados, para que crezca bien. Yo creo que la mejor opción es decorarlo antes de meterlo en el horno a levar (a 25º C) y, una vez que ha crecido, subir el horno a 175º y dejarlo hasta que se dore, unos 15 minutos. Están riquísimas. Yo me comí una pequeña de una sentada...











1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...