jueves, 14 de noviembre de 2013

Bocadillo de pollo teriyaki y salsa chipotle “Subway"






Ya os conté, en la entrada de salsa "tipo chipotle", que mi hijo me pidió un bocadillo de pollo teriyaki y salsa chipotle como los de Subway. Le encantan los bocadillos de esta cadena. La primera vez que los tomamos, no elegimos bien, pero ahora somos expertos. Cuando pasamos por la T2 del aeropuerto de Barajas siempre nos comemos uno. En Tenerife hay varios Subways, supongo que por los turistas, pero yo solo los como en la T2.

Aquellos primeros los tomamos en marzo de 2009, en un viaje en coche de Washington D.C. a Charlottesville, en Virginia. Ya os hablé de ese viaje en la entrada de las alitas de pollo al estilo de Buffalo. Llegamos a Washington en un avión desde Nueva York y allí alquilamos un coche para seguir el viaje hasta Charlottesville. En Charlottesville solo hay un aeropuerto pequeño y los billetes de avión son exageradamente caros.

Fue un viaje agradable, por unas carreteras con poco tráfico y zonas rurales. Lo que pasa es que no había tantos sitios para comer cerca de la carretera como en otras zonas de Estados Unidos. Como habíamos cogido el coche directamente al aterrizar, y en el avión tampoco habíamos comido, nos entró hambre antes de llegar a Charlottesville. Tuvimos que salir de la carretera a un pueblo, Culpeper. Era el típico pueblo norteamericano, con una calle larga principal (esa calle que emulan en los Disneyworld con la Main Street). Allí había un Subway. Nos metimos  y vimos a la gente tomando unos bocadillos con muy buena pinta. Decidimos pedir uno. Nos acercamos al mostrador y nos empezaron a abrumar a preguntas, de qué pan, qué salsa, qué complementos, qué queso, qué contenido,… No sabíamos qué decir porque no teníamos ni idea de lo que había y no habíamos leído los carteles ni el menú. Así que pedimos lo primero que se nos ocurrió y acabamos tomando unos bocadillos de jamón y queso, mirando con envidia a nuestros compañeros de restaurante. Dadas las circunstancias, no se me ocurrió sacar ninguna foto del pueblo, pero he buscado en la red y he encontrado una muy bonita.




Del viaje a Virginia ya os conté también los riquísimos bagels que nos ponían en el coffee break del congreso. Lo que no os conté es todo lo que nos impactó Charlottesville y el legado del presidente Thomas Jefferson, especialmente su universidad, y su casa de Monticello, llena de descubrimientos científicos de la época y de objetos de los pueblos nativos americanos. Jefferson fundó la Universidad de Virginia en 1819, de la que hizo el diseño arquitectónico. Está considerada, por muchos, como la obra más importante de la arquitectura estadounidense. Su diseño fue innovador, ocupando todas las unidades académicas edificios distintos, que iban rodeando un patio central. Además, dejo de lado todo edificio religioso para recalcar la importancia de una educación laica. Muchos campus norteamericanos siguieron este estilo a partir de entonces.







De Monticello nos llamó la atención el hecho de que la casa de Jefferson, principal redactor de la Declaración de Independencia de Estados Unidos y un hombre de la Ilustración, fuese también una plantación de esclavos.








En Charlottsville comimos genial, no solo las alitas y los bagels, sino también pizza artesana y comida oriental. Pero se me quedó grabada la imagen de los bocadillos que no fuimos capaces de pedir. Así que hoy nos vamos a dar un homenaje en casa y comer una versión mejorada

Encontré en la red esta receta de pollo teriyaki de Subway y el resultado, tras algún pequeño cambio, ha sido genial, mucho mucho más rico que el de Subway. Y no puede ser más fácil.

El teriyaki (照り焼き テリヤキ?) es una técnica  de la cocina japonesa en la cual los alimentos son adobados y asados. La salsa teriyaki original, exceptuando la salsa de soja y el azúcar, nada tiene que ver con esta receta, pero mi objetivo era emular el pollo de Subway que recibe este nombre, no la receta tradicional.



Ingredientes:
½ kg de pechuga de pollo
200 ml de salsa de soja
100 ml de zumo de piña
½ cucharadita de ajo en polvo
½ cucharadita de jengibre en polvo
Una cucharadita de mostaza
¼ cucharadita de pimienta
2 cucharadas de azúcar moreno
2 cucharadas de miel
Leghuga, tomate, pepinillo, cebolla (opcional)
Pan de barra o baguette




Echamos todos los ingredientes en un cazo. Ponemos al fuego hasta que hierva. Apagamos y dejamos enfriar.






Cortamos la pechuga en trozos pequeños (como de un bocado). Los colocamos en una bolsa de plástico con cierre hermético. Echamos el líquido enfriado por encima. Cerramos la bolsa y metemos en la nevera, entre 30 minutos y una hora.








En una sartén o parrilla, ponemos un poco de aceite.  Echamos el pollo (sin el líquido sobrante) y lo hacemos hasta que esté doradito y un poco caramelizado por fuera. 




Para preparar el bocadillo, abrimos el pan y ponemos los complementos que queramos (lechuga, tomate, pepinillo, etc.), añadimos el pollo y la salsa "tipo chipotle".






También se puede comer el pollo en plato acompañado de la salsa.









17 comentarios:

  1. El bocadillo tiene una pinta que quita el sentido!!!
    Te lo planteas bien aunque no tengas referencias del original. Seguro que no tiene nada que envidiarle.
    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  2. me imagino que se pueden hacer variantes con el adobo, conservando la soja y el gengibre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Lo más importante es la salsa de soja y poner algo dulce (azúcar, miel o agave) y algo acido (limón o vinagre). El resto de las especias son al gusto personal. Ya me contarás!! Un abrazo,

      Eliminar
  3. El jugo de piña es de piña natural o almibar?

    ResponderEliminar
  4. Se me ha hecho la boca agua y es la hora de merienda, ummm, delicioso, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Acabo de probar esta receta y supera en sabor y textura suave el de los Subway, muy bien... creo que he encontrado una nueva opción para estos antojos de ese sabor especifico... lo único que no logré fue el pan pero he utilizado un muy buen reemplazo... muchísimas gracias. *Ah por cierto lo que utilicé como dulce fue lo que aquí llamamos Panela o papelón... pero creo que cualquier derivado similar funciona. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias , Henry

      Me alegro de que el sustituto te funcione tan bien como a nosotros.

      Me encanta la panela, pero en España es bastante cara.

      Eliminar
    2. Gracias , Henry

      Me alegro de que el sustituto te funcione tan bien como a nosotros.

      Me encanta la panela, pero en España es bastante cara.

      Eliminar
  6. Tiene una pinta tremenda la receta! Tengo pensado prepararla para festejar mi cumpleaños, cuantas porciones sacaste con la cantidad preparada ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me acuerdo bien, pero medio kilo de carne te darán para unos 3 bocadillos. Calcula cada bocadillo unos 150 gramos si quieres que estén bien llenos. Si son montaditos unos 50 gramos.

      Eliminar
    2. Cuál sería el tamaño del pan para los bocadillos, para tener en cuenta el tamaño de las porciones ? Ah, y con respecto a la bolsa de plástico, es lo mismo si lo pongo en un tupper? Saludos y gracias por responder!!

      Eliminar
    3. Un montadito sería un pan de 30-50 gramos y un bocadillo de algo más de 100.

      No hay ningún problema en que lo pongas en un tupper. Yo lo hago así a veces.

      Un abrazo. Ya me contarás el resultado.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...