lunes, 23 de septiembre de 2013

Tempura de calabacín y pepino amargo





Hacía tiempo que tenía ganas de preparar un plato de tempura. Me gusta la sencillez de este plato, verduras cortadas en tiras o rebanadas finas, con un rebozado crujiente y fritas. El origen de este plato es japonés, aunque hay quien afirma que fue llevado a Japón por los portugueses.

Hay distintas maneras de prepararla. Unas llevan fécula de maíz (maizena), otras harina de trigo, otras una mezcla de las dos. Unas llevan huevo, otras la yema, otras la clara, otras ninguna. Unas agua con gas, otras sin gas. Unas sal, otras no. Unas levadura, otras no. Yo he probado varias combinaciones y todas salen bastante bien, pero os aseguro que esta receta es la mejor que conozco. Y, además, la que lleva ingredientes más simples. Lo único un poco exótico es que le he puesto aceite de sésamo, pero lo podéis sustituir por vuestro aceite habitual.

Lo que sí os digo es que no compréis esos preparados de harina de tempura. De verdad, no hace falta ninguna harina especial para hacer tempura. Sale perfecta con harina normal

Se puede hacer con infinidad de verduras: pimiento, cebolla, calabacín, berenjena, setas, etc. También es habitual que la sirvan con gambas o langostinos. Yo, esta vez, utilicé calabacín y una verdura que no había probado nunca, el melón o pepino amargo. Ya os conté en la receta de tallarines con hojas de moringa que lo había comprado en el sur de Tenerife.

El pepino amargo es muy habitual en los trópicos. En Sudamérica se llama tomaco. Es alargado y  muy rugoso, con un aspecto como prehistórico. Por dentro, la textura y el aspecto son muy similares al pepino, pero es muy MUY AMARGO. En la Wikipedia explican que es muy utilizado en la medicina natural y que puede tener efectos antibióticos, anticancerígenos y antivirales. 




Encontré un blog muy interesante, llamado Un español en Japón, de un chico de Madrid que se fue a Japón a realizar su doctorado y, finalmente, se quedó allí a vivir. Actualmente es el responsable en Asia de una consultora internacional. Allí explica que el pepino amargo se llama en japonés Gōya ( ゴ−ヤ ) y que es uno de los ingredientes base de la gastronomía de Okinawa.

Yo he de deciros que el Gōya no me ha gustado nada. No sé si todos tendrán ese sabor tan amargo. En casa tampoco les entusiasmó. En cambio, el calabacín estaba espectacular. Así que, esta vez, no os preocupéis porque os falte uno de los ingredientes básicos de este plato y disfrutadlo con vuestras verduras favoritas. A mí, por ejemplo, me encanta con pepino normal.



Ingredientes:
Una taza de harina
Una cucharada de levadura química (tipo Royal)
Una cucharadita de sal
1 cucharada de aceite de sésamo (u otro aceite)
1 taza de agua fría
Un calabacín 
3 pepinos amargos (o un pepino normal)
Aceite de oliva suave (para freir la tempura)
Salsa de soja (opcional, para acompañar)





Mezclamos en un bol la harina, la levadura y la sal. 




En otro bol, ponemos el aceite y el agua fría.




Juntamos los ingredientes secos y los líquidos. Batimos a mano hasta que esté homogéneo. No importa que quede algún grumo. Guardamos en la nevera hasta la hora de usar. Es importante que esté fría la masa.




Lavamos las verduras y las cortamos en rodajas finas.






Ponemos bastante aceite a calentar en una sartén profunda. 




Echamos las verduras en la masa y mezclamos, para que se cubran por todas partes de masa.






Cuando el aceite está caliente, echamos una a una las rodajas de verdura. No ponemos muchas, tienen que estar sueltas, para que se hagan bien y no se peguen unas a otras.




Cuando está la masa ligeramente dorada y crujiente, les damos la vuelta y dejamos hacer por el otro lado. Será uno o dos minutos por cada lado. Si vemos que se nos doran demasiado deprisa, bajamos el fuego.

Repetimos el proceso tantas veces como sea necesario para freír todos los trozos.

Servimos la tempura acompañada de salsa de soja, o cualquier otra salsa de nuestra elección.











6 comentarios:

  1. Me encanta la tempura. Suelo hacerla con berenjenas, y al final le rocío un poco de miel. Aunque he de reconocer que siempre he utilizado harina preparada de una conocida marca de supermercado... La próxima vez probaré a hacerla así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena con miel!!! No sé me había ocurrido.

      Yo las berenjenas las hago siempre rebozadas con huevo y pan rallado, pero así son más ligeras. Todo está muy rico en tempura.

      Un beso,

      Eliminar
  2. He de reconocer que no soy mucho de tempuras, pero así la verdura queda genial :D

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanta, pero a veces me da pereza. Con lo rápido que se hace!!

      Eliminar
  3. Nunca he comido el pepino cocinado. Seguro que lo pruebo :)
    besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...