viernes, 26 de abril de 2013

Cuscús de berenjenas con pipas de calabaza y piñones





Una amiga me pidió hoy que pusiera más platos vegetarianos en este festín. A mí, personalmente, me gustan mucho. En algunas recetas explico cómo cambiar algún ingrediente para hacerlo vegetariano (por ejemplo, en el curry verde tailandés con langostinos).

Pensando qué hacer, me acordé que tenía tres berenjenas en la nevera. A mí la berenjena me encanta. Uno de mis platos favoritos es la berenjena rebozada. No la hago muy a menudo, porque puedo llegar a comer muchísima. Ya os puse también la receta del baba ganoush, que es exquisito. 

Los platos vegetarianos prefiero que sean completos, así que decidí hacer un cuscús. El cuscús está hecho con granos de sémola y de trigo. Es un plato muy típico de Marruecos y de Argelía, acompañado de verduras, pollo o cordero. Yo lo comí por primera vez en Salamanca. Tenía un vecino que había vivido en Marruecos y me invitó a comer un cuscús de cordero. Me encantó y, a partir de ese momento, me aficioné al cuscús. Antes lo hacía mucho, a partir de una receta francesa, con pepino y pasas. Últimamente, lo hago simple, como acompañamiento a otros platos. Me gusta mucho con el pollo con salsa o con el cordero al horno. En mi familia, nadie lo había comido hasta que yo lo hice. Ahora gusta a casi todos.  

Una vez que me decidí por un cuscús de berenjenas, quería ponerle algún toque exótico. Miré en mi despensa y vi que tenía piñones y pipas de calabaza, así que decidí utilizarlos. Siempre viene bien poner frutos secos en los platos vegetarianos. Además, lo acompañé de unas hierbas aromáticas que tenía congeladas. Creo que me quedó bastante rico. En  mi casa fue un éxito. Espero que a Eva y a David también les guste.

Ingredientes:
3 berenjenas grandes
10 dientes de ajo
Unas ramitas de cilantro y perejil (o cualquier otra hierba aromática fresca)
½ cucharadita de pasta de chili picante (o chili fresco o guindilla)
20 g de piñones (o cualquier otro fruto seco)
50 g de pipas de calabaza (o cualquier otro fruto seco)
5 cucharadas de aceite de oliva virgen
Un vaso grande de cuscús precocido
2 cucharadas de margarina vegetal
Sal




Encendemos el horno a 210º.

Cortamos las berenjenas en cuadraditos pequeños, que quepan en un bocado.




Echamos una cucharada de aceite en una fuente de horno. Ponemos las berenjenas. Salamos ligeramente. Echamos el puré de guindillas (o la guindilla troceada). 




Ponemos las hojas de las hierbas aromáticas. 




Metemos en el horno 25-30 minutos, hasta que esté dorada.

Mientras tanto, pelamos los dientes de ajo. Los partimos a medio, retirando la parte central.




Ponemos tres cucharadas de aceite en una sartén pequeña al fuego. Echamos los ajos. 




Cuando empiezan a dorarse, echamos los piñones y las pipas de calabaza.




Dejamos hacer un momento, hasta que se tuestan ligeramente, retiramos del fuego y reservamos.





Ponemos un vaso de agua, una pizca de sal y una cucharada de aceite al fuego. 




Cuando hierve, apagamos y echamos el vaso de cuscús (del mismo tamaño que el de agua) en el agua. Tapamos. 




A los 3 minutos, echamos la margarina encima y volvemos a tapar para que se derrita.




Cuando está derretida, separamos los granos de cuscús con un tenedor, mezclando la margarina. 




Una vez separados, mezclamos con la mezcla de aceite, ajos, pipas y piñones que teníamos reservada.






Cuando sacamos la berenjena del horno, la mezclamos con el cuscús.






También se puede servir el cuscús en el medio y la berenjena alrededor. Aunque a mí me gusta más mezclarlo y que se impregnen bien todos los sabores.







2 comentarios:

  1. Querida Marga, muchas gracias por la receta y por acordarte. Hoy mismo lo probaremos. Estoy muy ilusionada con tu blog.Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...