lunes, 15 de abril de 2013

Costillas de cerdo con jarabe de arce y especias







Desde que puse la receta de costillas en salsa barbacoa con miel y cerveza, en el especial USA, tenía ganas de poner otra receta de costillas. Hay un montón de recetas en los libros de cocina y en la red. Pero tenía ganas de poner una que fuera diferente, no una pequeña variación. En cuanto vi ésta, en la página de Nigella, supe que era lo que estaba buscando. El método es diferente. No se sazonan las costillas con salsa en el horno, sino que se marinan antes. Además, el sabor es muy diferente, son muy especiadas. No son otra variación de las costillas en salsa barbacoa, sino que son aromáticas y exóticas.

Os va a asombrar lo fácil y rica que es esta receta. Y lo práctica. Podéis tener hasta dos días las costillas marinando en la nevera. Después solo hay que ponerlas en el horno y dejarlas que se hagan. Nada de salsas de última hora. Son estupendas para una comida o una cena en la que no podamos estar pendientes de los preparativos en el último momento, porque se hacen solas.

Esta receta se puede hacer también combinando costillas de cerdo y alitas. A los niños les encantan. Están para chuparse los dedos (literalmente).

Ingredientes:
3 tiras de costilla de cerdo (o dos tiras de costillas y 500 g de alitas de pollo)
Zumo de tres manzanas (o una taza de zumo de manzana envasado que no sea muy dulce)
4 cucharadas de jarabe de arce
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
2 cucharadas de salsa de soja
6 estrellas de anís
Un palo de canela grande (o dos pequeños)
6 dientes de ajo




Cortamos las costillas individualmente.




Licuamos el zumo de las tres manzanas. Lo echamos en una jarra o bol.





Añadimos el jarabe de arce, el aceite, la salsa de soja, el anís, el palo de canela partido y los dientes de ajo sin pelar.




Lo echamos por encima de las costillas.




Ponemos todo en una bolsa de plástico grande y hermética, para que el líquido recubra bien todas las costillas. Lo guardamos en la nevera hasta el momento de hornear. Puede estar entre media hora y dos días.

A  la hora de cocinar, precalentamos el horno a 200º.

Ponemos las costillas (y alitas) en una bandeja de horno con todo el líquido.

Horneamos entre una hora y una hora y cuarto, hasta que estén bien doraditas. De vez en cuando, les damos la vuelta para que se doren uniformemente.




Servimos calentitas, acompañadas de alguna ensalada.







2 comentarios:

  1. Hola Marga,
    Te doy las gracias por tu receta de pato asado con salsa hoisin y tortitas, las tres cosas me salieron muy bien,
    por lo menos no quedo nada, gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...