miércoles, 20 de marzo de 2013

Chinese chicken salad (Ensalada china de pollo "californiana")





Hasta donde yo sé, la Chinese chicken salad es una ensalada californiana. El nombre lo recibe de los ingredientes, de inspiración oriental, que lleva. La tomé por primera vez en Los Angeles hace muchos años. Tantos que, el día que llegue a Los Angeles, fue cuando el ayatolá Jomeini emitió la fatwa contra Salman Rushdie por “The Satanic Verses”. Recuerdo estar en el hotel, nada más llegar, y en la CNN todo el tiempo emitiendo la noticia. Me impactó.

En Los Angeles, hice una estancia en la USC (University of Southern California). Allí iba a comer a diario, con Jack y otros compañeros, al comedor universitario. Básicamente, lo que comíamos era ensalada al peso. Yo era la primera vez que comía ensalada al peso, aunque después lo he visto en otras universidades. Había un buffet de componentes de ensaladas (lechuga, tomate, frutos secos,…), de ensaladas ya preparadas y de salsas. Te echabas lo que querías y  te lo pesaban. Así que yo me ponía básicamente lechuga, para pagar poco. El primer día se me ocurrió poner un montón de garbanzos cocidos y la ensalada me salió por un ojo de la cara. Creo que fueron los garbanzos más caros que he comido en mi vida.

Pues bien, entre las ensaladas preparadas estaba muchas veces la Chinese chicken salad.  Cuando la había, hacía un exceso y me la servía. Me encantaba. No la había vuelto a tomar. Así que, con motivo de este festín, me he puesto a buscar por la red y aquí la tenemos. La he preparado, mezclando varias recetas que encontré, dejándome llevar por mis recuerdos de aquella rica ensalada del sur de California.

Y no me resisto a contaros una anécdota. Un día, después de comer, Jack me dijo si quería ir con él a conocer a Steve Jobs. Yo le pregunté quién era y me dijo que el creador de los Mac, que ya no estaba en Apple y que había fundado una empresa nueva que se llamaba Next. Le dije que sí. Yo pensaba que íbamos a tomar un café con él. Llegamos a un teatro, dentro del campus, donde había un montón de gente esperando. Me sorprendió porque no tenía ni idea de lo conocido que era. Hizo una presentación de los ordenadores como si fuera un estrella, con un violinista y todo tipo de efectos espectaculares para la época. Al final, nos regalaron una camiseta. Aunque no soy fan de Apple, me gusta decir que Steve Jobs me regaló una camiseta… Los ordenadores Next fracasaron y el resto ya es historia: Pixar, la vuelta a Apple, iTunes, iPod, ...

Otro día os cuento lo de la noche de los Oscars.

Ingredientes:
500 g pechuga de pollo
Una lechuga
Una ramita de apio
Medio pimiento
Un trozo de jengibre fresco
Unas ramitas de cilantro fresco
½ taza de nueces peladas
2 cucharadas de semillas de sésamo
100 g de fideos de arroz
6 cucharadas de aceite suave (de semillas, de oliva, etc)  + aceite de oliva suave para freír los fideos
4-6 cucharadas de vinagre de arroz (o vinagre blanco)
2 cucharadas de azúcar
Sal


En una sartén profunda echamos abundante aceite y la ponemos al fuego. Cuando está bien caliente, vamos echando los fideos por tandas.




Si echamos muchos de una vez no se harán bien. Los fideos se hinchan como si fueran cortezas. Así que están hinchados los retiramos. No importa si están dorados o no. Quedan crujientes y con un rico sabor, como a palomitas. Los reservamos.



Picamos la lechuga y la echamos en una ensaladera.




Añadimos las semillas de sésamo y las nueces troceadas.




Pelamos y picamos el jengibre.




Echamos como una cucharada de jengibre. Lavamos y retiramos las fibras exteriores de la ramita de apio. La partimos en trocitos finitos y los ponemos en el bol. También el pimiento en tiras finas y el cilantro picado.


Mezclamos el aceite, el vinagre, el azúcar y la sal.




Aliñamos con ello la ensalada.



Hacemos las pechugas a la plancha.



Servimos la ensalada, cubierta con los fideos y, a su lado, la pechuga cortada.







3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...