lunes, 28 de enero de 2013

Curry verde tailandés con langostinos





Hace poco descubrí el curry verde tailandés. De los tres tipos de curry tailandés (verde, amarillo y rojo) es mi favorito. Aunque se llama curry verde, su color es más bien entre gris y amarillo. Su ingrediente base es la pasta de curry verde. Esta vez lo hice con la pasta que compré en un supermercado indio. Otro día haré la pasta en casa. Pero es fácil de encontrar en muchos sitios. Yo la he visto de la marca “Blue dragon”, que es una marca que me encanta, porque tiene un montón de productos asiáticos de muy primera calidad y a buen precio. La pasta de curry verde lleva pimientos verdes picantes, ajo, hierba limón, sal, chalota, piel de lima, comino, semilla de cilantro y cúrcuma.




Se necesita también leche de coco, pero ahora se consigue en casi todas las grandes superficies. Fijaros todas las que había en Alcampo. De las grandes superficies, yo creo que Alcampo es la que tiene más productos orientales. Aunque no sé si será así en todos, o sólo en el de La Orotava.




El curry verde es muy aromático. Parte de su aroma se consigue echándole hojas de lima kaffir.
 



Esto no es muy fácil de conseguir. Las que yo compré eran congeladas y envasadas en Holanda, así que imaginad… Si tenéis un limonero cerca, podéis echarle hojas de limonero. Si no, lo más sencillo es sustituirlo por cascara de lima o limón.
 



El otro día encontré en una tienda, entre las frutas secas (mango en tiras, papaya en cuadraditos, etc.) unas tiras de un verde intenso, con un cartel que ponía cuadraditos de pomelo. Evidentemente no eran cuadraditos de pomelo, pregunté lo que era y no me lo supieron decir. Las probé y tenían un sabor muy intenso a cascara de lima, así que las compré. Se las añadí a este curry y creo que le han dado un aroma todavía mayor.
 



La receta también lleva salsa tailandesa de pescado. Ahora la venden casi en cualquier sitio, pero para hacer un día este curry yo no me la compraría. Después si os gusta el plato, podéis comprarla para las próximas veces. Se puede sustituir por salsa de soja. La salsa tailandesa de pescado la hacen fermentando, durante un año, pescado azul en unas tinajas. La salsa que se obtiene tiene un gran valor nutritivo y un sabor muy fuerte, pero que, añadido con moderación a otros platos, combina muy bien. 

El pimiento verde picante podéis usar el que tengáis a mano.Yo usé uno canario que se llama pimineta picona.
 



Se puede hacer una versión vegetariana de este plato, sustituyendo los langostinos por tofu.

También se le puede echar un pimiento verde en tiras, pero yo no lo hice esta vez.


Ingredientes:
4 cucharadas de pasta de curry verde 
3 cucharadas de aceite de oliva (u otro aceite vegetal)
400 ml. de leche de coco
500 g. langostinos sin cocer (Se puede sustituir por carne, pescado o tofu)
Una cucharada de salsa tailandesa de pescado (Se puede sustituir por salsa de soja)
Una cucharada de azúcar
Una taza de brotes de bambú en tiras (Vienen en bote)
Un par de guindillas verdes picantes (opcional)
Albahaca (mejor si es fresca, pero yo esta vez use seca)
Hojas de lima kaffir (Esto es muy difícil de conseguir. Se puede sustituir por cascara de lima o limón)




Pelamos los langostinos y reservamos. A los langostinos se les puede hacer un corte longitudinal por la parte más ancha, pero sin llegar a abrir al medio. Yo esta vez no lo hice.




Cortamos la pimienta verde en rodajitas.




En una sartén grande ponemos el aceite y la pasta de curry. Lo calentamos 2 minutos. 




Añadimos la leche de coco. 




Cuando hierve echamos los langostinos. 




Añadimos la salsa de pescado y el azúcar. 




Después el bambú y las guindillas. 




Dejamos que se haga todo unos 6 minutos. Añadimos la albahaca y las hojas de lima y apagamos. Yo tenía cascaras de lima secas y también se las añadí.




Ya veréis que aromático y rico está!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...