jueves, 17 de septiembre de 2015

Albóndigas con sepia (Cocina con Ulises)





Voy mucho a Barcelona. Allí lo que más me gusta es cenar de tapas. Un día fuimos a un sitio muy bonito (según mi madre demasiado caro) que se llama El Nacional. De todo lo que comimos, lo más rico fueron las al albóndigas con sepia. Tenía ganas de volver a comerlas, así que las hice en casa.

Encontramos esta receta del blog Las buenas migas, que había salido en un periódico. Lo hice siguiendo la receta, pero algunas cosas no nos gustaron (aunque el plato estaba muy rico). La segunda vez hicimos cambios y todavía mejor. 

Las fotos son de la primera vez. Mi madre se olvidó la segunda, así que no tenemos fotos de cuando cocimos la sepia. La primera vez la hicimos a la plancha y quedó algo dura.

Tiene muchos pasos, pero es fácil de hacer. Aunque un poco de ayuda no viene mal.





Ingredientes:
Una sepia de 1/2 kg (aproximadamente)
1/2 kg de carne picada (de ternera o cerdo)

1 huevo

1/2 cucharadita de sal de ajo
3 cucharadas de pan rallado
3 cucharadas de leche (vegetal o de vaca)
Aceite de oliva
Harina de trigo (para rebozar las albóndigas)
Una cebolla mediana
6 cucharadas de tomate triturado
100 ml de vino blanco
10 g de chocolate negro
Un diente de ajo
10 frutos secos (almendras, avellanas, nueces,...)
1 cucharadita de perejil picado (fresco o seco)
Una rama de canela
Una pastilla de caldo
100 g de guisantes congelados
Sal y pimienta






Cortamos la sepia en trozos pequeños. La cocemos en agua media hora. La guardamos para usar más tarde.










Mezclamos la carne picada, el huevo, la sal de ajo, el pan rallado, la leche, media cucharadita de sal y un poco de pimienta. Yo lo hice en la Thermomix para que fuera más fácil. Se puede hacer a mano.




























Ponemos en un plato harina y, con las manos manchadas en harina vamos haciendo bolitas. Intentamos que sean todas del mismo tamaño. A mí me ayudó mi padre.



















Ponemos en una sartén bastante aceite de oliva y freímos las albóndigas. Solo tienen que dorarse, no importa que no estén hechas.








Guardamos para más tarde.

Cortamos la cebolla en trocitos pequeños. Ponemos 3 o 4 cucharadas de aceite en una cazuela de barro. Calentamos el aceite y hacemos la cebolla hasta que esté dorada.















Mientras se dora, picamos en el mortero el chocolate, el ajo, los frutos secos y el perejil. Añadimos un poco del vino blanco para que sea más fácil de aplastar. Estaba muy duro, así que mi padre me ayudó un poco.

















Echamos el tomate triturado con la cebolla dorada. También el palito de canela y la pastilla de caldo.








Hacemos unos minutos y añadimos los guisantes. Después, la mezcla que tenemos en el mortero y el resto del vino blanco.














Dejamos hacer cinco minutos para que se evapore el alcohol del vino. Añadimos un vasito o dos de agua caliente. Mezclamos y añadimos las albóndigas y la sepia.
















Dejamos hervir a fuego suave entre 20 minutos y media hora, revolviendo algunas veces para que no se pegue.










Apagamos  y tapamos hasta la hora de comer. Si hace falta, echamos más agua. Probamos para ver si está bien de sal.




Riquísimo...










Y en el plato.








5 comentarios:

  1. Las albóndigas con sepia están riquísimas. No conozco El Nacional, lo buscaré la próxima vez que vaya a visitar a la family :)
    Por cierto, Ulises no querrá venirse de Erasmus a Rotterdam, verdad??? ;)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuevo. Tienes que ir por lo menos a verlo. Tiene un montón de restaurantes y está muy bien puesto.

      Pues ya se verá... Mi sobrino Julio se acaba de ir de Era sus a Delft. Estudia arquitectura en Barcelona.

      Un beso

      Eliminar
    2. Es nuevo. Tienes que ir por lo menos a verlo. Tiene un montón de restaurantes y está muy bien puesto.

      Pues ya se verá... Mi sobrino Julio se acaba de ir de Era sus a Delft. Estudia arquitectura en Barcelona.

      Un beso

      Eliminar
    3. Es nuevo. Tienes que ir por lo menos a verlo. Tiene un montón de restaurantes y está muy bien puesto.

      Pues ya se verá... Mi sobrino Julio se acaba de ir de Era sus a Delft. Estudia arquitectura en Barcelona.

      Un beso

      Eliminar
    4. Delft está muy cerca de Rotterdam y si no tengo mal entendido tiene una de las mejores universidades. Seguro que le va a encantar, aunque se acerca el invierno y es más duro que en España, pero bueno, los inviernos no están siendo muy drásticos últimamente.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...