sábado, 9 de mayo de 2015

Cardos con bechamel





Tenía intención de hacer un plato vegano, pero me despisté y, al final, le puse huevos cocidos. De todas maneras, se puede hacer perfectamente sin ellos.

Una vez más, preparé una receta que me traía recuerdos de mis años de estudiante universitaria. Allí probé por primera vez los cardos. Esta es una planta, de la misma familia que las alcachofas, de la que se comen los tallos. Es muy habitual en la cocina castellana. No en la gallega, así que yo no la probé hasta que fui a Salamanca. Hay distintas maneras de cocinarla, pero mi favorita es con bechamel. Como el plato iba a ser vegano, utilicé leche de avena y harina integral para preparar la bechamel.

Aquí en Tenerife tampoco son fáciles de conseguir, así que los usé envasados.




El caso es que recordé otro plato que preparaba y comía en Salamanca, los huevos con bechamel. Es una versión simple de los huevos encapotados (huevos cocidos cubiertos con bechamel, rebozados y fritos) que tanto me gustan. Mi tia Toñita los prepara deliciosos, pero a mí me da un poco de pereza hacerlos (aparte del engorde).

Decidí combinar las dos recetas y hacer cardos cubiertos de huevos con bechamel. No os imagináis lo bien que me supieron. Me hubiese comido la fuente entera...




Ingredientes:
4 huevos
3 cucharadas de aceite
3 cucharadas de harina integral
1/2 litro de leche de avena (u otra leche)
Una cucharadita de sal
Una cucharada de perejil seco
1/2 cucharada de nuez moscada en polvo
800 g de cardos en bote o cocidos





Ponemos los huevos cubiertos de agua a fuego suave. Cuando hierve, ponemos la temperatura al mínimo y dejamos cocer 12 minutos. Apagamos y reservamos. A la hora de pelarlos, escurrimos y los ponemos bajo el chorro de agua fría.





Para hacer la bechamel, ponemos una sartén con el aceite al fuego. Cuando hierve, separamos del fuego y añadimos la harina. Revolvemos con una cuchara de palo hasta que toda la harina se haya incorporado y no tengamos grumos. Es importante hacer esto fuera del fuego. Si no lo hacemos así, es probable que nos salgan grumos.




Echamos la mitad de la leche (250 ml) y volvemos a poner a fuego suave. Revolvemos continuamente hasta tener una mezcla homogénea.




Ponemos la leche restante y seguimos revolviendo hasta que hierve la mezcla. Apagamos.








Añadimos la sal, el perejil y la nuez moscada y mezclamos.





Separamos la clara de la yema de los huevos cocidos y picamos las claras. Incorporamos las claras a la bechamel.







Escurrimos los cardos y los ponemos en una fuente resistente al horno.




Cubrimos los cardos con la bechamel.






Rallamos por encima las yemas.





Cuando vayamos a comerlo, horneamos 20 minutos a 175º, sin gratinador.







Servimos bien caliente.








2 comentarios:

  1. Sólo he comido cardos una vez, en Zaragoza, y estaban muy ricos. Aquí en Holanda no los encuentro, pero tengo una amiga en Alemania que los cultiva en su casa (ella es mañica) y si algún día la visito pienso pedirle para hacer este plato :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me dirás. Aquí se pueden conseguir también congelados.

      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...