martes, 7 de octubre de 2014

Tarta bourdaloue vegana (en versión mini)





Que no llego… Que no llego... Que no llego al reto Food Bloggers Trotamundos

Ya os he contado muchas veces que empecé el blog casi de casualidad, para guardar recetas que me pedían mis amigos y que iba poniendo en facebook. He de decir que, cuando lo creé, yo no seguía ningún blog de cocina. Ni siquiera sabía que había tantos y tan maravillosos. Creo que, si lo hubiera sabido, no me habría atrevido a hacerlo. Conocía tres o cuatro, pero no los seguía habitualmente, sino que a veces iba a ellos para ver si tenían alguna receta que andaba buscando y que no encontraba en mis libros y revistas. 

A veces me da un poquitín de envidia cuando veo grupos de blogueros que tienen mucha relación entre ellos, comparten las cosas y se comentan unos a otros. Mi blog tiene, en proporción, muchas más visitas que comentarios. Pese a ello, tengo una comentadora muy fiel, Aisha, de la Cocina de Aisha, uno de los blogs que he descubierto y que me encantan. Hace poco vi que formaba parte de un grupo de blogueros que se llama Trotamundos. Me pareció un grupo muy interesante, así que me di de alta. Este grupo tiene un reto mensual, el reto Food Bloggers Trotamundos, donde proponen recetas dulces y saladas de un país y quien quiera las hace. No hay muchas reglas y solo se participa cuando se tienen ganas. Eso es bueno para mí. Este mes se fueron a Francia. De las recetas propuestas, elegí la tarta bourdaloue, porque me pareció muy otoñal y que era perfecta para hacer en su versión vegana. Además, me acababan de llegar unos moldecitos de tartas y pensé que quedaría perfecta en versión mini.




Compré las peritas, me lié con otras cosas y tarde muchísimo en hacer la tarta. Y, una vez la tarta hecha, no encontraba el momento de escribirla y colgarla. Así que aquí estoy, con el plazo que acaba mañana (8 de octubre) y yo todavía empezando a escribir la receta.

La tarta bourdaloue, que recibe su nombre de la calle de París donde estaba la pastelería en la que se inventó, es una tarta con tres componentes fundamentales: una base, una frangipane y peras en almíbar. La frangipane es el nombre francés para una crema pastelera mezclada con almendras o crema de almendras.




Como mi idea era hacer una tarta vegana tenía que hacer una base vegana y una frangipane vegana. Para buscar ideas, consulté mi montón de revistas antiguas francesas. 





Encontré dos, una la típica, pero con la base de hojaldre preparado, y otra de dieta de mazana y ruibarbo, que no se llamaba Bourdeloue. Esta segunda daba la receta de una base sin huevo, que es la que me sirvió de inspiración, aunque cambié casi todos los ingredientes. De la otra, copié cosas para mi frangipane, pero sin los huevos.








Las peras en almíbar las preparé con antelación y están publicadas en una receta separada. Con ellas hice unas cerezas, que al final me vinieron muy bien. Se pueden comprar también ya preparadas. 




Pues con todo esto, prepare mis mini tartas. He de deciros que quedaron muy muy ricas. En casa hubo peleas para comerlas, ya que solo eran seis y quería llevar un par de ellas a una amiga muy aficionada a la repostería vegana. Podéis usar la misma cantidad de ingredientes para hacer una tarta mediana.




Ingredientes

Base:
200 g de harina integral de trigo
100 ml de aceite de maíz (o cualquier aceite vegetal de sabor suave)
2 cucharadas de azúcar panela
Una pizquita de sal





Relleno:
100 g de almendras crudas (molidas)
½ litro de leche de soja (u otra leche vegetal)
Una o 2 vainas de vainilla
70 g de fécula de maíz (Maizena)
100 g de azúcar panela
2 cucharadas de semillas de lino molidas (huevos veganos)





Ponemos en un bol todos los ingredientes de la base (harina, aceite, azúcar y sal). Los mezclamos con una cuchara o espátula. No trabajamos mucho para que no se apelmace. Envolvemos en papel transparente y guardamos en la nevera media hora como mínimo.














Molemos las almendras, si es que las compramos enteras. A mí me gusta que el molido sea un poco grueso, para notar la almendra. También las muelo con la piel para que tengan más textura.






Ponemos la leche en un cazo, menos medio vasito que dejamos para disolver la fécula. Partimos las vainas al medio y se las echamos a la leche. Disolvemos la fécula de maíz en la leche reservada. Añadimos al resto de la leche. Ponemos también el azúcar. Hacemos a fuego lento, revolviendo continuamente, hasta que espese. Apagamos y añadimos las almendras. Dejamos enfriar.



























Encendemos el horno a 170º.

Engrasamos los moldes y cubrimos con la base. La masa es muy delicada y se rompe, así que lo más fácil es coger trocitos y extenderlos directamente sobre los moldes (apretando con los dedos). Pinchamos con un tenedor y recubrimos con un poco de papel de hornear para que no crezca. Metemos en el horno 10-15 minutos.
















Mientras tanto, mezclamos las semillas de lino con 5 cucharadas de agua, tal y como se explica en la receta de huevos veganos. Dejamos reposar un par de minútos y mezclamos con la crema.













Sacamos las tartitas del horno, retiramos el papel y rellenamos con la crema. Partimos las peras al medio longitudinalmente. Yo le dejo las pepitas y el rabo. Me parece que quedan mucho más bonitas. Colocamos media pera en el medio. Metemos en el horno unos 15 minutos hasta que se empiezan a dorar.

















Lo habitual es ponerle en el último momento unas almendras laminadas por encima y dorar otros 5 minutos, pero yo preferí servirlas con cerezas en almíbar, que había preparado con las peras.








Desmoldamos y servimos. Os van a encantar.





















7 comentarios:

  1. Qué cosa más rica!!!!
    Muchísimas gracias por participar, en un segundo te pongo en el blog del reto :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, acuérdate de publicar tu receta en el grupo de google+ del reto ;)
      Que no se me ha pasado tu tarta porque estoy abonada a tu newsletter :D
      besos

      Eliminar
    2. Creí que lo había hecho :-(
      ¿No llega con dar en g+1 y elegir trotamundos?

      Eliminar
    3. al grupo no ha llegado de esa forma, yo nunca utilizo esa opción, por lo que no sabría decirte. Lo siento

      Eliminar
    4. Anda que si después de las primas no lo ves tú y no me lo dices... Yo es que no uso nada google+ y no me entero.

      Eliminar
  2. Me han encantado estas tartaletas pequeñitas...que monas! Opción vegana, perfecto...así hay para todos los gustos! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Estaban riquísimas. Casí lo más sorprendente era el sabor de la base.

      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...