domingo, 12 de octubre de 2014

Salmón al horno con patatas


 
 
 
Hace más de una semana que tenía que haber colgado esta receta, pero se me han complicado las cosas. A todo el lio del principio de curso, se ha sumado que me he puesto a hacer un curso de Photoshop y no me da el día. Eso que ya tenía el collage preparado y la receta medio escrita. Tengo también una de pollo asado pendiente de colgar. Hoy iba a hacer unas galletas nuevas, pero he decidido que no hago nada más, que vaya a poner en el blog, hasta que cuelgue estas recetas. Al final, he preparado, como todas las semanas, un bizcochón gallego de chocolate.

El salmón al horno es un clásico en mi familia. Lo hacemos con el salmón entero o abierto. Yo prefiero la segunda opción porque se hace antes y es más fácil de controlar el tiempo. La receta es de Manolo, aunque él fríe antes las patatas. Yo soy más práctica y, además, intento reducir las calorías del plato, así que las hago directamente al horno. Ya me habéis visto usar esta técnica en otros platos al horno con patatas. La verdad es que quedan ricas ricas.
 
Este es un plato que en mi familia solemos preparar en ocasiones especiales, como Navidad, porque es fácil de preparar, sin complicaciones de última hora, y gusta a todos.
Lo peor de los platos de pescado son las fotos. Se ven bonitos al natural, pero me resulta muy difícil fotografiarlos. Esta vez tenía mucho interés en que quedase bien y estuve un rato buscando el plato. Probé varias combinaciones y ninguna me gustó.
 
 

 
Al final, ya se sabe, lo más simple es siempre lo mejor.

 
 
 
Ingredientes:
Un trozo o pieza de salmón de 2-3 kg.
6-8 patatas grandes
Sal
Pimentón dulce y picante
Aceite de oliva virgen
 
 
 
 
 
Encendemos el horno a 175º C.
 
Si no lo hemos pedido así en la pescadería, abrimos el salmón en forma de libro, dejando la espina en uno de los lados.
 
Pelamos y cortamos las patatas longitudinalmente en trozos grandes, como de un centímetro o dos de grosor. Colocamos sobre una bandeja de horno, sin montar unas sobre otras. Ponemos agua de manera que lleguen hasta la mitad de altura de las patatas. Salamos y echamos un chorrito de aceite.
 
 






Metemos al horno 45 minutos.
 
Pasado ese tiempo, las sacamos del horno y espolvoreamos con pimentón dulce. Echamos un poquitín de pimentón picante, si nos gusta. Colocamos el salmón abierto sobre las patatas y salamos.
 
Si las patatas no son suficientes para cubrir la bandeja, las ponemos alrededor del salmón.





 
Volvemos a meter al horno una media hora, aunque este tiempo dependerá del grosor del salmón. En los últimos 5 minutos subimos la temperatura del horno a 225-250º para que se le forme una ligera costra exterior. También se puede encender el gratinador esos 5 últimos minutos.
 
Sacamos inmediatamente del horno, para que no se siga haciendo.
 
 


 
 
Servimos acompañado de las patatas.
 







2 comentarios:

  1. Otra receta de salmón que me guardo porque es el pescado de mejor calidad que encuentro en Holanda.
    Por cierto, fuiste una de las ganadoras del reto Food Bloggers Trotamundos ;)
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me había pasado este comentario. Llevo una semanita... Ya lo vi lo de Trotamundos. Qué alegría!! Lo puse en Facebook. Ya pensando en Bélgica...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...