domingo, 28 de septiembre de 2014

Pollo con mostaza y albahaca (Receta ligera y fácil)







Aquí seguimos, intentando hacer un poco de dieta para recuperarnos de los excesos del verano (y antes de entrar de lleno en las riquísimas tartas otoñales…). En estas circunstancias, siempre acabamos recurriendo al pollo. Además, tiene la ventaja de que le gusta a casi todo el mundo. Mi pieza favorita, aunque en casa no están muy de acuerdo, es el contramuslo. Normalmente lo preparo siguiendo la receta del pollo tandoori, que es uno de mis platos favoritos, pero quería algo diferente.

Hace días había visto en Pinterest una receta de pollo al horno con mostaza y tomillo que me había encantado. La guardé en mi álbum de “Quiero hacerlo pronto!!!”. Mi amiga Ana, que también guarda recetas en ese álbum, también la señaló. Nuestros hijos tienen gustos parecidos en cuanto a comida, así que pensé que no tenía que hacerla pronto, sino que tenía que hacerla ¡ya! (como diría Aisha). El problema es que la receta original llevaba mucha miel y yo quería hacerla ligera, así que prácticamente la suprimí. Digamos que eché una cucharada de sirope de agave en plan testimonial. También decidí quitarle la piel al pollo y, en el último momento, sustituí el tomillo por albahaca. El resultado fue increíblemente delicioso. Nadie creería que es un plato de dieta.

Sabía que a mi hijo le iba a gustar porque últimamente se ha hecho un fan incondicional de la mostaza. La receta original pedía mostaza de Dijon francesa, pero yo usé mostaza norteamericana. Podéis ver en su composición que no lleva ninguna porquería. 




Además, lleva cúrcuma (“turmeric”), que es uno de esos alimentos milagro. Entre otras cosas es un potente antiinflamatorio. La de esta marca, French´s, la probamos por primera vez (que yo recuerde) en el Hard Rock Café que han abierto en el sur de Tenerife. A Ulises le encantó. 






Como nunca la habíamos visto en ningún supermercado aquí, le pedimos a mi hermano, que iba a venir de Nueva York en un par de días, que la trajera. Después nos arrepentimos. Fue complicado para él, con los líos de los últimos días, comprarla. Tuvo que recorrer varias tiendas, hasta que la localizó. Y, al final, como no tenía equipaje facturado, la metió en su mochila y en el escáner se la quitaron.






Yo, mientras tanto, había comprado en el supermercado inglés Iceland, una bastante parecida. Vamos, tenía exactamente la misma composición. Mientras que la French´s dice que es desde 1904, la Woeber´s dice que desde 1905. No sé qué les paso en esa época con la mostaza en Estados Unidos. Se pondría de moda.




Los de French´s dicen que la inventaron los hermanos Francis y George French, hijos de un próspero comerciante de especias. La presentaron en la Feria Mundial de Saint Louis y se emparejó, desde esa feria, con los perritos calientes, teniendo un éxito inmediato. Los de Woeber´s, por su parte, cuentan que Carl Woeber llegó de Alemania con varias recetas familiares de mostaza y el deseo de triunfar en América. Al principio, las fabricaba en casa y las vendía puerta a puerta. Mientras que la mostaza de los French ahora pertenece a una multinacional, la familia Woebler sigue fabricando la suya.

Con todo esto no se me aclaró quién inventó la mostaza con cúrcuma. No lo he podido encontrar. Solo veo este ingrediente en las mostazas norteamericanas, pero me resulta curioso que aparezca en dos marcas diferentes en los mismos años. Además, una de las recetas parece que provenía de Alemania. Por su parte, los perritos calientes se consumían en Europa, aunque no con ese nombre, antes de que los inmigrantes alemanes empezaran a comercializarlos en Estados Unidos, a finales del siglo XIX. Allí se hicieron tremendamente populares como comida callejera. 

Pero mi historia  no acaba aquí. Después del chasco de mi hermano en el aeropuerto, voy a Makro a comprar algo y me encuentro la mostaza French´s en una estantería. El mismo envase exacto que tenían en el Hard Rock. Con todo el lío que monté…






Ingredientes:
1 kg de trozos de pollos (preferentemente contramuslos)
4 cucharadas de mostaza 
Una cucharada de jarabe de agave (o miel)
Un ramillete de albahaca
Sal




Encendemos el horno a 175º C.

Quitamos la piel y la grasa que puedan tener las piezas de pollo. Salamos ligeramente.

En una fuente de horno, mezclamos la mostaza y el agave. Cortamos las hojas de albahaca en trozos y la echamos también. Añadimos una o dos tazas de agua (según el tamaño del recipiente y la cantidad que queramos de salsa). Yo puse como taza y media.









Colocamos los trozos de pollo. Debe de sobresalir la parte superior para que se dore. Con una cuchara, mojamos la parte superior de las piezas con la salsa.




Metemos al horno. A los 20 minutos subimos la temperatura del horno a 200º C. Volvemos a humedecer la parte superior del pollo con la salsa. Horneamos unos 50 minutos más, hasta que esté bien dorado y hecho.











Servimos caliente.












4 comentarios:

  1. Hola Marga, lo cierto es que el pollo tiene una pinta tremenda. Y la mostaza creo que la he visto también en los Hiper Dino, tengo que fijarme bien porque es cierto, los ingredientes están bien.
    Me llama la atención que incluyan cúrcuma, ingredientes que utilizo hace años, y que no es nada habitual verlo como parte de productos industriales.
    Besotes mi niña, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Nuria, a mí me sorprendieron los ingredientes. He mirado otras marcas más habituales y llevan azúcares, conservantes y colorantes.

      En casa también somos aficionados a la cúrcuma, incluso la tomanos en pastillas.

      Un beso

      Eliminar
  2. Mira, otra receta a la lista de las de hacer pero ya!!! ;) jajajajaja
    La verdad que a veces algunas recetas americanas me ponen los pelos de punta por las cantidades que usan de algunos ingredientes... un día es un día, pero si se puede hacer más ligero... pues mucho mejor! Yo utilizo mucho la cúrcuma en casa, como bien dices es un ingrediente milagro que sirve para muchas cosas. Una de ellas para blanquear la piel... a mí me pareció raro y no lo he probado, pero no lo vi en un sitio, ni en dos, sino en varios blogs.
    Lo dicho, este rico pollo va a caer sí o sí :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la cúrcuma para blanquear la piel no lo había oído nunca. Y eso que en una revista Prevention leí que podía sustituir a ¡14 medicamentos!!!

      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...