viernes, 5 de septiembre de 2014

Dutch apple pancake (Tortita de manzana)





Hasta ayer desconocía la existencia de este postre. Una amiga me dijo que su hijo tenía ganas de probar la tarta de manzana que se hace en una sartén. Buscamos en Pinterest y descubrimos que se llamaba Dutch baby apple pancake, Big apple pancake o Dutch apple pancake. La pinta era buenísima, así que, aprovechando que iba a venir esa tarde a mi casa, decidí hacerlo. Busqué en la red una receta que me pareciese fiable. Y encontré una de Williams-Sonoma. Ya os he contado alguna vez que me encantan los libros de cocina de esta marca. De ellos saqué, con más o menos variaciones, los mini muffins de jengibre, los muffins de maíz y guisantes con jamón, los muffins de triple chocolate, el bizcocho vegano de plátano y nueces de pecán, los muffins integrales de plátano y almendras, los almendrados y el cobbler de fresas.

Y digo lo de receta fiable porque muchas veces veo recetas que no parecen coincidir con la foto. Yo misma he encontrado alguna foto de un postre mío con unas instrucciones, traducidas al inglés, que no se correspondían con las mías. Vamos que, incluso, mandaban usar mousse de chocolate de sobre.

La tortita resulto ser muy fácil de hacer y muy rica, con trozos de manzana caramelizados. Tiene un sabor a azúcar y canela que me recuerda a las torrijas. Es muy distinta a las tortitas típicas americanas (Pancakes). Esta es más cuajada. No lleva levadura, así que crece gracias al huevo batido. 

He estado buscando el origen de esta receta. Parece estar en una tortita de manzana alemana. Por el nombre, pensaba que era holandesa, pero he descubierto que Dutch en inglés también significa alemán (y no sólo holandés) y que, en algunas zonas es una abreviatura de Deutsch (alemán). Me inclino por esta interpretación, porque las tortitas de manzana en Holanda creo que son finas, en cambio en Alemania existe la variedad más gruesa (Apfelpfannkuchen).

He leído en la Wikipedia, que en Estados Unidos se empezó a preparar el Dutch baby pancake en torno al año 1900 en un restaurante de Seattle. Se servían tres tortitas gruesas pequeñas, de ahí el nombre de “baby pancakes”. Después empezó a servirse en cadenas de restaurantes especializados en desayunos (como The Original House of Pancakes o Bickfords), donde se popularizó la versión más grande (Big baby pancake) y la que incluye manzana. El caso es que el resultado final guarda muchas similitudes con el (o la, nunca estoy segura) clafoutis francés, del que hay varias recetas en el blog. La versión sin manzana lleva un poquito de zumo de limón al final, como podéis ver en esta receta de Martha Stewart que yo pienso probar otro día.

Aunque la receta original es con manzanas Golden, yo usé Granny Smith, que era las que tenía en casa. Tampoco usé lácteos. El resultado fue muy bueno.

Si tenemos una sartén que podamos meter en el horno, la usamos. Si no, podemos hacerlo en una fuente o cualquier otro recipiente.



Ingredientes:
100 g de margarina o mantequilla
2 manzanas Granny Smith (o Golden)
Una cucharadita de canela
3 cucharadas de azúcar
4 huevos
Una taza de leche de soja (avena o vaca)
Una taza de harina de trigo
½ cucharadita de sal




Encendemos el horno a 200º, sin gratinador.

Pelamos y partimos la manzana en gajos finos.








Derretimos la mitad de la mantequilla. Echamos la manzana, el azúcar y la canela y dejamos hacer a fuego suave, hasta que la manzana está blandita y de color tostado. Son 5 o 10 minutos, dependiendo de la calidad de la manzana.
















Mientras tanto batimos los huevos. Añadimos la leche, la harina y la sal hasta que está una mezcla homogénea. Si vamos a meter una sartén al horno, derretimos en ella el resto de la mantequilla y la incorporamos a la mezcla.  Si no, la derretimos en una sartén pequeña.




 






Vertemos la mezcla en la sartén o recipiente. Por encima, echamos la manzana de cualquier manera. Queda mejor un poco desordenado. Además, los trozos se hundirán bastante.






Metemos en el horno unos 20-25 minutos hasta que haya crecido y esté cuajada. 






Sacamos, espolvoreamos de azúcar glass y comemos inmediatamente. 








Está más rica tibia y, además, después se baja.













2 comentarios:

  1. Yo también pensaba que era holandesa pero al mismo tiempo me extrañaba no haberla visto nunca por aquí. Tiene muy buena pinta... será cuestión de probarla.
    En cuanto lo que dices de las recetas que no se corresponden... tienes toda la razón. Yo también he encontrado recetas por ahí que las lees y ves la foto y algo no te cuadra.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aisha, cuando estaba escribiendo la entrada me acordé de ti y de que seguro que tú sabías si se tomaban en Holanda o no. Pruébala!! Ya verás como te gusta. Un beso,

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...