viernes, 6 de junio de 2014

Galletas arcoíris decoradas con glasa






Me había sobrado un montón de glasa de las galletas de primavera que hice con Ulises y me daba pena tirarla. Llamé a unas amigas (Ana y María) para ver si querían venir a hacer "transfers" conmigo, ya que no me quedaban galletas. Me dijeron que tenían galletas de Ikea, así que las trajeron y decoramos sobre ellas. También sobre un paquete de galletas de avena que tenía yo en casa. Estas nos quedaron peor, porque eran rugosas y tuvimos que ponerles fondant.

La verdad es que creo que me gusta más decorar galletas redondas o cuadradas que galletas con forma. Me siento más libre. Con la forma me siento más condicionada y galletas bonitas no consigo que me queden bien decoradas. Me pasó esta última vez con las regaderas, que me quedaron todas horrorosas.





Las tartas arcoíris han invadido internet, como podéis ver en esta selección de fotos de Pinterest. A mí me parecen preciosas, pero los bizcochos teñidos de colores me dan un poco de asco comerlos. Podéis preguntaros si la glasa teñida no me da asco y la verdad es que no. No así la fondant, que me da bastante "repelús" y, por eso, apenas la uso.

Los colores que tenía no eran exactamente los del arcoíris, porque faltaba alguno y sobraban otros, pero se asemejaban bastante, así que empecé por pintar una tarta arcoíris. Me gustó tanto que seguí por esa línea, pensando un poco en la estética hippy, de ahí las flores y el corazón. 




Como las glasas eran del día anterior, se habían endurecido un poco. Les eché agua y me pasé, así que perdieron la textura gel rápida que tenía el día anterior. Pese a ello, los colores no se mezclaban. Lo único es que necesitaba glasa de borde. De algunos colores se me había acabado, así que improvisaba poniendo de un color diferente.

El resultado me encantó. Tanto es así que son las primeras galletas que no he regalado, aunque terminaré haciéndolo porque yo soy incapaz de comerlas.























 















Las galletas de Ikea son muy finas y se ablandaron con la glasa. Las metí en el horno a 40º casi una hora. Quedaron perfectas.

Os dejo esta explicación del arcoíris que encontré en la Wikipedia y que me parece preciosa: 

Cuando la luz solar incide sobre las gotas de lluvia, éstas se encargan de producir tal efecto, pero en algunas mucho más que en otras. Los rayos del Sol involucrados con la formación del arco iris salen de las gotas de lluvia con un ángulo de aproximadamente 138 grados respecto de la dirección que llevaban antes de entrar en ellas. Este es el "ángulo del arco iris", descubierto por René Descartes en el año de 1637. Como el ángulo de salida es de sólo 138 grados, la luz no se refleja exactamente hacia su origen. Esto hace posible que el arco iris sea visible para nosotros, que no solemos encontrarnos exactamente entre el Sol y la lluvia. De manera que siempre, si nos colocamos de frente a un arco iris, el Sol estará detrás de nosotros.

 









2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...