sábado, 12 de octubre de 2013

Chips de batata picantes





De repente, he empezado a encontrar por muchos sitios chips de tubérculos, como la batata y la remolacha. La primera vez fue un avión. En la carta menú vi unos chips de vegetales, de una marca chilena que se llama Tika. Los probé y me encantaron. Eran de patata, batata y remolacha.

También los compré, de otra marca, en una tienda de frutos secos cerca del parque del Retiro, en Madrid. Cogí un paquete variado y otro solo de remolacha. Y en esta moda de los chips, también entran las frutas. Por ejemplo, tengo chips de plátanos fritos en aceite de oliva.



Pensaba que tenían que ser fáciles de hacer. Tenía una batata en casa. Hice una búsqueda en la web y encontré una receta de chips de batata cubiertos de chocolate. La verdad es que tienen que estar buenísimos, pero en mi casa son más de salado. Se me ocurrió que podía utilizar la mezcla de especias "creole", que preparé el otro día, para darles un toque picante. Dicho y hecho. Como teníamos algo de hummus de guisantes, que había sobrado del mediodía, tomamos las dos cosas juntas. He de deciros que la mezcla estaba espectacular. No ha quedado ni la muestra.

Aunque yo usé la mezcla creole, podéis aderezarlas con cualquier otra mezcla de especias picante o dulce. También solo con sal, o con sal y pimentón.



Ingredientes:
Una batata
Una cucharada de aceite
Una cucharada de mezcla de especias "creole" (u otra mezcla de especias)




Encendemos el horno a 150º.

Lavamos bien la batata y le quitamos cualquier imperfección que tenga. No hace falta pelarla, aunque yo le rayé un poco la superficie con un cuchillo para que quedara más lisa.




Cortamos en rodajas finitas. Yo use un robot de cocina, pero no es necesario. Pueden cortarse con un cuchillo. Yo partí la batata al medio, para que me entrara con el hueco de introducir alimentos del robot. 




Si lo hacemos con cuchillo, hacemos rodajas redondas, que son más bonitas. Añadimos el aceite y las especias. Revolvemos con cuidado para que no se nos rompan los trozos.







Colocamos sobre una bandeja (o bandejas) de horno cubiertas con papel de hornear. 




Metemos en el horno y hacemos hasta que estén los chips dorados y crujientes, entre 30 y 45 minutos. Hay que tener cuidado porque pasan muy rápido del dorado al marrón. Si se queman no están ricos.







Sacamos del horno y servimos. Se pueden comer calientes o fríos. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...