viernes, 9 de agosto de 2013

Mantequilla de almendra






No había oído hablar de la tahina hasta hace unos meses, cuando publiqué la receta del hummus en este blog. Hasta entonces yo lo había hecho siempre sin semillas de sésamo, pero cuando me puse a buscar información complementaria sobre este plato, vi que la crema de estas semillas era un ingrediente clave. Como no tenía, decidí sustituirla por semillas trituradas. Lo mismo hice en la receta del baba ganoush.

Desde entonces, me he ido encontrando la tahina por muchos sitios. Las galletas israelís, que yo llamo galletas "sanísimas  de sésamo y almendras,  estaban en la receta original hechas con tahina. Si se lee  la entrada que les dedica a estas galletas David Lebovitz, dan ganas de salir corriendo a comprarse un bote. Claro que no es fácil de conseguir. Así que cuando la vi, en mi supermercado indio habitual, no lo dude un momento y me compré uno. Su sabor me fascinó. Me recordaba a la crema de cacahuetes, pero con un sabor más amargo y profundo. 

Me encanta desayunar pan con mantequilla. Estoy intentando hacer una alimentación más vegana y sustituí la mantequilla del desayuno por tahina. El caso es que me fui de vacaciones y no la lleve. Había leído que para hacer mantequilla de almendras, anacardos o cacahuetes, solo había que molerlos mucho. Así que me puse a ello. Lo hice con un mini robot picadora que casi quemo, pues tuve que tenerlo en funcionamiento unos 15 minutos. El resultado fue espectacular, una mantequilla de almendra muy muy cremosa.

Yo la tome con pan tostado en el desayuno. El pan es el mejor que conozco, una bolla de la panadería Enriquito de Sada, así que la combinación es redonda. También puede ponérsele un poco de alguna fruta aplastada por encima, como plátano.




Otra opción es usar esta mantequilla de almendra como “dip”, es decir, para mojar en ella trocitos de manzana, de zanahoria o de apio. Las posibilidades son infinitas. Probé a hacer el baba ganoush con ella y os lo recomiendo. Está riquísimo.





Yo usé, para hacer la mantequilla, almendras peladas, pero creo que estaría muy bien con las almendras sin pelar. También se puede hacer con almendras tostadas. La próxima vez probaré con anacardos o con nueces de macadamia. Ya os contaré.




Ingredientes:
250 g de almendras marcona





Con un robot de cocina trituramos las almendras.





Primero conseguimos polvo de almendras, como el que usamos para la tarta de almendra.



Ese polvo cada vez se hace más fino.




Después, empieza a apelmazarse.




Finalmente conseguimos una crema grumosa.




No está todavía. Tenemos que seguir batiendo hasta que cambia de textura.




Termina soltando aceite y convirtiéndose en una crema fina y suave.




En un bote hermético la podemos conservar en la nevera.













2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...