sábado, 24 de agosto de 2013

“Clafoutis” de nectarinas (peladillos)





Ya os contaba, en la receta del “clafoutis” de gofio con cerezas y almendras, cuanto me gusta este postre francés con fruta. Así que, como teníamos en casa unas nectarinas que se estaban poniendo malas, decidí hacer uno. Esta vez opte por la receta tradicional que, como os decía, es como una masa de crepes.

Busqué recetas en la web y encontré una con una pinta buenísima en la web de 750g, pero al final decidí hacerlo a mi manera. 750g es una página web de referencia en Francia. Creo que es la más visitada de recetas de cocina. Ahora están instalándose en España, con el nombre de Rebañando. Es una página que me gusta mucho y en la que he colgado algunas de mis recetas de dulces. Como regalo me han mandado un libro de cocina con 25 de mis recetas dulces. Estoy haciendo un concurso para regalarselo a uno de mis seguidores.




Normalmente, el clafoutis se hace en una fuente de cerámica de horno y se sirve allí mismo. Como hacía un día muy bueno, decidí llevarselo a mi madre y sus amigas para que la tomaran con un café, en el campito que hay al lado de la playa de Sada. Así que lo preparé en un molde desmoldable para que fuera más fácil de transportar.




No se suele decorar, pero a mí me gustó ponerlo como si fuera una tarta, con un poco de azúcar glass y algunos hibiscos secos.



Ingredientes:
4 huevos
150 g de azúcar
100 g de harina
100 g de almendra
Pizquita de sal
6-8 nectarinas
250 ml de leche




Encendemos el horno a 180º.

Molemos la almendra muy finita.





Batimos los huevos con el azúcar hasta formar una crema de color amarillo pálido.




Echamos la mitad de la harina y la sal y batimos. Después la mitad de la leche y seguimos batiendo. La otra mitad de la harina y la otra mitad de la leche.






Incorporamos la almendra molida.



Preparamos el molde. Si lo vamos a hacer en una fuente de horno, no hace falta engrasar. Yo, como quería desmoldarlo, lo unté con mantequilla y la parte de abajo la recubrí con papel de hornear.




Pelamos las nectarinas. Las partimos como en gajos y cubrimos con ellos la base del molde.








Echamos por encima de las nectarinas la pasta.




Metemos en el horno durante 50-60 minutos, hasta que al meter un palillo en el medio sale seco. Si vemos que se nos dora demasiado, cubrimos un poco con papel de hornear.




Se puede comer tibio, que está muy rico. Se puede servir en el recipiente en el que lo hemos preparado. Si lo desmoldamos, podemos decorar.




Podemos poner un poco de azúcar glass. Para que quede más suelto, lo echamos con un colador.




Le podemos poner unas frutas secas o confitadas.








7 comentarios:

  1. Qué buena pinta! Me estoy tomando un café y me entran ganas de comerme un buen cacho :D

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar
  2. Desde luego las amigas de tu madre te harían la ola ¡qué pinta más buena! Parece bastante fácil, lo voy a intentar y ya te contaré.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego las amigas de tu madre te harían la ola ¡qué pinta más buena! Parece bastante fácil, lo voy a intentar y ya te contaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que les encantó y no dejajaron ni las migas ;-)

      Eliminar
  4. lo hice hoy y se me quemo de las orillas :( además como que le faltó cocción que hago?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tipo de molde usaste? Le falto cocción a la fruta o a la masa? Quizás tienes el horno muy fuerte. Ponlo más suave, bien precalentado y más tiempo. Puedes taparlo un poco con papel de hornear o de aluminio durante la mitad del horneado.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...