sábado, 6 de julio de 2013

Helado de Cheesecake (sin heladera)





Últimamente veía en la red recetas de helados que estaban hechos con los mismos ingredientes que el cheesecake, así que pensaba que tenían que estar buenísimos. Podéis ver alguno muy apetecible en la web de Southern Living.

Ya sabéis cuánto me gusta el cheesecake. En este blog hay varias recetas, entre ellas el NY Cheesecake “Tia Laura”, que es una de las recetas más vistas, y el NY Cheesecake “Doli”.




Hace tiempo encontré una heladera que tenía perdida en el fondo de un armario sin estrenar. 




Llevaba allí 20 años. Tenía todavía la etiqueta con un anuncio de un sorteo de 1993. 




Cuando hice el helado “sanísimo” de vainilla y el helado "sanísimo" de platano, sin heladera, decidí recuperarla. Como hay una parte de la heladera que tiene que estar varias horas en el congelador, la metí allí esperando que llegara su momento.




Ese momento era hoy. Con todos los ingredientes preparados, fui a por el recipiente congelador y vi que tenía una pequeña grieta por la que había salido un líquido azul. Supongo que sería el líquido refrigerante, así que fue directamente a la basura. Vaya vida la de esa nevera, 20 años esperando su ocasión y a la basura cuando iba a ser usada por primera vez. 

Y ahí estaba yo, con todos los ingredientes preparados para el helado y sin heladera. Tuve que improvisar. Pensé en echar agar-agar, pero se tiene que disolver  en líquido caliente. Fui a la despensa a por un paquete de gelatina de limón y no me quedaba. Así que cogí unas hojas de gelatina de cola de pescado y las disolví en agua.

Quedó muy rico. Se  puede tomar tanto como helado, porque no congela completamente, o como pastel frío. Sabe realmente a tarta de queso. Y la mermelada de ciruelas rojas con vainilla que hice ayer, le da un contraste muy bueno. 




También podríamos hacer un granulado de galletas digestive con mantequilla y azúcar, como la base del cheesecake, y echárselo por encima. Podéis ver aquí cómo hacerlo.





Ingredientes:
300 g de cream cheese (queso crema tipo philadelphia)
500 ml de nata para montar (con, al menos, el 35% de nata)
½ cucharadita de vainilla en polvo
250 g de azúcar moreno
Una pizquita de sal
5 hojas de gelatina de cola de pescado



Batimos el cream cheese. Le añadimos la nata, la vainilla, la sal y el azúcar moreno. 




Seguimos batiendo hasta tener una crema líquida uniforme. 




Colamos para evitar cualquier posible grumo. Metemos a enfriar en la nevera, al menos una hora.




Pasado ese tiempo, ponemos la cola de pescado en un poco de agua. Cuando se pone blanda (un par de minutos), la calentamos con el agua, a fuego suave, hasta que se disuelve.




Batimos bien la crema líquida hasta formar una nata esponjosa. 




Añadimos la gelatina disuelta a la crema y batimos para que se incorpore bien. Yo cuelo la gelatina, al echarla, para que no pase ningún trozo que haya podido quedar sin disolver bien.




Cubrimos con papel de hornear un molde alargado, para que sea más fácil a la hora de desmoldar.




Echamos la crema y metemos al congelador, al menos dos horas. Si en lugar de helado queremos un pastel frío, lo metemos en la nevera.




Para desmoldar solo hay que dar la vuelta y retirar el papel.




Servimos con mermelada por encima.

















2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...