domingo, 26 de mayo de 2013

Perritos de maíz ("corn dogs")





El otro día mi hijo estaba viendo la película del Diario de Greg 2. Según me contó, Greg estaba en el instituto y dijo que uno de sus amigos era invisible. Ese amigo, para demostrar que no era invisible, le pasó un corn dog por delante de la nariz. Greg cogió el corn dog y se lo comió. A mi hijo le entraron unas ganas irrefrenables de comerse uno. Me dijo que ya los había visto en otras películas, que siempre que iban los protagonistas a una feria de atracciones, comían corn dogs. Y que tenían una pinta buenísima.

El corn dog, o perrito de maíz, consiste en una salchicha, pinchada en un palo, bañada en una masa de maíz y frita. El resultado es muy crujiente y sabroso. El corn dog aparece en Estados Unidos alrededor de 1920. En los años 40 se popularizó en todo el país como una comida de ferias y de venta callejera. También se pueden encontrar en restaurantes de comida rápida y congelados en los supermercados. 



Como dato curioso, el primer sábado de marzo es el día nacional del corndog.

En Estados Unidos son muy típicas las comidas callejeras, que consisten en algún alimento envuelto en una masa y frito. Pueden ir pinchados en un palo o no. Incluso venden en las ferias las galletas Oreo rebozadas. A mí me suena asqueroso, pero me han dicho, de buena fuente, que están riquísimas. Un amigo mío, Steven, colgó en su Facebook esta foto hecha de un cartel en la feria de Bloomsburg en el que, bajo el anuncio de vegetales variados, ofrecen oreos rebozados y fritos.




Y mi sobrino los pudo probar en un restaurante "de comida casera", llamado mother´s house. Le encantaron.


 

Como nunca había hecho los perritos de maíz, busque la receta en internet. Encontré varias muy parecidas y, finalmente, hice esta de Martha Stewart, porque sus recetas suelen salir muy bien. Son facilísimos de hacer y quedan muy bien. Llenan mucho y supongo que engordan bastante, pero están bien para tomarlos un día que nos apetece algo diferente.


Ingredientes:
Una y ½ taza de harina amarilla de maíz (cornmeal o harina de frangollo)
Una taza de harina de trigo normal y un poco más para rebozar las salchichas
Una cucharada de azúcar
Una cucharadita de levadura Royal
1/2 cucharadita de sal
2 huevos
200 ml de leche entera (leche de soja o de avena)
Aceite de oliva suave para freír
6-9 salchichas tipo Frankfurt (también se pueden usar salchichas vegetales)
Palitos de bambú





Lo ideal es hacer esta masa en una jarra o recipiente estrecho y alto, para que sea más fácil rebozar los perritos.

Se baten los huevos ligeramente.




Se mezclan las harinas, con el azúcar, la levadura y la sal. 




Se añaden los huevos y la leche y se bate todo a mano, hasta que esté bien mezclado.




Clavamos un palito de bambú a lo largo de cada salchicha. 




Las pasamos por harina.




Ponemos aceite a calentar en una sartén grande y profunda. La sartén debe de ser lo suficiente grande para que quepan los perritos con el palo. Y lo suficiente profunda para que floten en el aceite.



Cuando el aceite está caliente, sumergimos una salchicha en la masa. La giramos un poco para que quede bien cubierta de masa por todos los lados. 




Echamos el perrito en el aceite. Repetimos con otras dos salchichas, para freír tres perritos al mismo tiempo. 




Los hacemos a calor medio, para que no se quemen, pero se hagan bien. Cuando están dorados los retiramos, escurriendo bien el aceite. Hacemos lo mismo con otros tres, hasta terminar con la masa.






Se pueden tomar acompañados de cualquier salsa (mayonesa, kétchup, barbacoa, etc.).














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...