jueves, 30 de mayo de 2013

Helado “sanísimo” de vainilla y helado “sanísimo” de plátano





He publicado varias recetas con el adjetivo “sanísimo” en el título, para una seguidora del blog que tiene una dieta estricta, para combatir la candidiasis. No tiene permitido comer azucares, harinas refinadas, levaduras, refrescos, alcohol y algunas frutas. Otros alimentos, como la yema de huevo, los tiene muy restringidos. Así que yo le he preparado cookies, muffins, scones y leche frita que llevan solo alimentos permitidos en su dieta.





Como se acerca el verano, tenía ganas de comer helado y me preguntó por alguna receta. Le he estado dando muchas vueltas. Fui a comprar nata vegetal, pero, cuando leí la lista de ingredientes, no me pareció nada apetecible ni sana. Quería hacerlo con ingredientes más básicos.

La primera opción fue la leche de soja, pero a mí no me gusta el regusto que deja a veces la leche de soja. Así que pensé en la leche de almendra. Hace algunos días, el 11 de mayo, Vega me contó en el Facebook del festín, que ella hacia leche de avena, a partir de copos de avena. Me explicó cómo hacerla. La preparé inmediatamente y quedó buenísima. Vega tiene un blog donde explica todo el proceso

Lo que quedaba pendiente era cómo espesar la leche de soja para conseguir una textura parecida a la nata. Tenía dos opciones claras, la gelatina de pescado y el agar-agar. Me pareció que el agar-agar se ajustaba más a las restricciones de esta dieta. Si preparamos un helado de frutas, el espesante no es muy importante, porque la propia fruta nos lo da. Yo quería hacer un helado muy simple, como de vainilla o leche merengada, por eso necesitaba conseguir que fuera cremoso y con un sabor neutro de base. Lo hice de vainilla, con vainilla natural. Se puede preparar igualmente con canela y cáscara de limón y obtener un helado similar a la leche merengada.




Al final, con las sobras de la preparación de la leche de avena, preparé otro helado de fruta. En este caso, de plátano. Pensé que estaba permitido en la dieta, pero no lo está. No importa. Se puede preparar exactamente igual con fresas, o cualquier otra fruta. De hecho, yo pensé en prepararlo con fresas, pero no tenía en casa.

Este helado no necesita estar congelado para estar espeso, así que se puede tomar también como semifrío. Si está mucho tiempo en el congelador, queda muy duro, así que es mejor sacarlo una hora antes de consumir, o pasarlo a la nevera unas horas antes.


Ingredientes:
200 g de copos de avena
2 vainas de vainilla
Edulcorante stevia (también se puede usar sucralín o azúcar)
3 cucharadas de sirope de arroz (opcional)
3 platanos (o ½ kg de fresas u otra fruta)
2 sobres de agar-agar (o 6 hojas de cola de pescado)
3 claras de huevos




Lavamos o pelamos la fruta y la metemos en trozos en el congelador. Yo congelé los plátanos sin pelar y, después, me resultó complicado pelarlos bien. 




Ponemos un cazo al fuego con medio litro de agua. Partimos longitudinalmente las ramas de vainilla. Con la punta del cuchillo, extraemos las semillas. 




Echamos, en el agua, las vainas y las semillas. Dejamos que hierva y apagamos.




Una vez fría el agua, le añadimos 200 g de copos de avena. 






Dejamos reposar, al menos, dos horas. Retiramos las vainas y batimos hasta que se triture bien la avena.




Colamos con un colador grande, ayudándonos con una cuchara.





Reservamos las dos partes, la leche obtenida y los restos de avena que quedaron en el colador. Los restos los metemos en la nevera.




Disolvemos el agar-agar en una cucharada de agua.




Mezclamos con la leche de avena. Ponemos en un cazo a fuego lento y calentamos, revolviendo continuamente, hasta que espese bastante. 




Añadimos dos cucharadas de sirope de arroz y stevia al gusto. Probamos hasta conseguir el dulzor deseado. Si quisiéramos poner azúcar, lo haríamos antes de retirar del fuego para que se disolviera bien.Si nos quedan grumos, pasamos la batidora. Le da una consistencia muy suave.




Si tenemos los huevos enteros, separamos las claras de las yemas. 




Con las yemas, podemos hacer una crema con ralladura de limón para echar por encima del helado (quien no tenga restricciones en cuanto al consumo de yemas). Podemos seguir la receta de natillas “light”, con 250 ml de leche (soja, vaca o avena).








Montamos las claras a punto de nieve. Cuando están terminadas de montar, echamos un poco de stevia y batimos para que se incorpore. Si ponemos azúcar, mejor usar azúcar glass.




Incorporamos con cuidado, haciendo movimientos envolventes con una espátula, las claras a la crema de avena.





Ponemos en un recipiente y metemos en el congelador.




Sacamos la fruta del congelador y los restos de avena de la nevera. Añadimos una cucharada de sirope de arroz. Ponemos todo en un robot, procesador o Thermomix y trituramos bien. 




Ponemos en un recipiente y metemos en el congelador.




No hace falta esperar a que se congelen las mezclas, una vez que están bien frías, se puede servir como semi-frío. Tiene una consistencia tipo mousse muy agradable.




Se puede echar por encima un poco más de sirope de arroz o la crema de limón.






Si dejamos que se congele completamente, cortamos trocitos (con un cuchillo o cuchara) de la crema de vainilla y los ponemos en un bol. Partimos en trocitos pequeños. Se puede hacer también con un procesador, pero a mí me gusta más esta textura. No queda nada dura ni tipo hielo. Se deshace en la boca como crema.




Servimos en copa, en forma de bolas.





Hacemos lo mismo con la crema de plátano.





Servimos en la misma copa.




Queda muy apetitoso.




















7 comentarios:

  1. Genial... intentaré esta sanísima receta. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste. Gracias a ti por leerme!!

      Eliminar
  2. Buenas, pues a mí no me dejan tomar leche de soja y menos aún de avena para la candidiasis.
    Pero voy a intentar hacer tu helado con leche de coco a ver si sale bueno con vainilla o con fresas

    ResponderEliminar
  3. Buenas, pues a mí no me dejan tomar leche de soja y menos aún de avena para la candidiasis.
    Pero voy a intentar hacer tu helado con leche de coco a ver si sale bueno con vainilla o con fresas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que con leche de coco está buenísimo

      Eliminar
  4. Hola! Creo que con candidiasis no se puede tomar sirope de arroz... Cuál es su función y por qué producto se puede sustituir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me habían dicho que sí se podía tomar. Es para endulzar. Sustituyelo por el endulzante que uses.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...