viernes, 24 de mayo de 2013

Barritas de krispies al caramelo de mantequilla salada






El otro día hice barritas de krispies de chocolate, pero me quedé con ganas de hacerlas de krispies normales. Así que ya están aquí. Quería darles un sabor especial. En la página de Bakerella, mi gurú, las vi con crema de galletas speculoos (que, por cierto, si las queréis hacer, la crema está a la venta en El Corte Inglés). Tienen que estar muy ricas, pero quería un sabor más sofisticado. Y, entre los sabores sofisticados, creo que destaca el del caramelo de mantequilla salada. Después de mucho buscar, encontré una receta con muy buena pinta en la página de A cozy kitchen, que seguí casi al pie de la letra. En smitten kitchen también tienen una receta, pero me parecía menos apetecible.

Yo no conocí el caramelo de mantequilla salada hasta la semana santa del 2011, que estuve en París. Allí tomé una crepe con este sabor y me pareció espectacular. Ya os lo he contado en la receta de tortitas “sanísimas” de trigo sarraceno y avena integral. Ese mismo verano estuve en Nancy, al noreste de Francia. Si no conocéis Nancy, os la recomiendo vivamente. Es una ciudad preciosa, llena de jardines. 



La verdad es que me sorprendió. Tiene una parte medieval, de la época en que era alemana. 




Después pasó a depender de Francia. En el siglo XVII, el rey francés Luis XV colocó allí a su suegro, un rey polaco destronado, como Duque de Lorena. Este Stanislas hizo de Nancy su pequeña corte y llenó la ciudad de edificios, como los de la plaza que lleva su nombre. La Plaza Stanislas, junto con todo el conjunto arquitectónico del siglo XVIII, es patrimonio de la humanidad. 





Cuando estuve yo, proyectaban todas las noches un espectáculo precioso de luz y sonido, sobre la fachada del ayuntamiento y el resto de edificios de la plaza. 




Bueno, me estoy enrollando. El caso es que en Nancy hay unos restaurantes buenísimos. Y los precios no son tan exagerados como en París. Cómo estaba el espectáculo en la plaza, por la noche se llenaban todos los restaurantes a primera hora para la cena, porque la gente quería terminar pronto para ir a la plaza. Uno de los días, nuestro restaurante estaba a reventar y tardaban mucho. Yo me enfadé con el camarero y entablé conversaciones con las mesas de al lado, que también estaban desesperados. Dudé si pedir postre, pero, como estaba incluido en el menú, no me pude resistir. Cuando me lo trajeron y lo probé, no podía creer lo maravilloso que era. Era un coulant de chocolate con crema de caramelo de mantequilla salada. La mezcla de texturas y sabores era perfecta. Lo recuerdo como uno de los mejores postres que he tomado en mi vida. Tanto es así, que fui a felicitar al cocinero y decirle que había valido la pena la espera.

Pues yo, modestamente, quise ennoblecer unos humildes krispies con este caramelo. He de decir que el resultado fue muy bueno y sorprendente. A los que los probaron, les encantaron, porque, realmente, el sabor es muy especial. Las llevé para un coffee-break, junto con las caracolas de canela y frutas pasas y los almendrados.Volaron.





Ingredientes:
6 tazas de arroz inflado (krispies) 
300 g de marshmallows (nubes)
2+2 cucharadas de mantequilla 
½ taza de azúcar
100 ml de nata líquida
Si la mantequilla no es salada, ¼  cucharadita de sal




Calentamos la nata líquida, sin que llegue a hervir. Reservamos.

Ponemos el azúcar en una sartén a fuego suave. Damos vueltas con una cuchara de madera hasta que se hace caramelo. 




Añadimos tres cucharadas de mantequilla, removiendo. 



Cuando se han incorporado, añadimos la nata y seguimos removiendo hasta que tengamos una mezcla uniforme. 






Echamos la sal. Dejamos a fuego muy moderado, para que no se endurezca, removiendo de vez en cuando.





Ponemos las otras tres cucharadas de mantequilla en un cazo al fuego, la derretimos a fuego lento. Añadimos los marshmallows y derretimos, removiendo constantemente. 




Cuando están derretidos, echamos el caramelo y apagamos el fuego. Removemos hasta que está todo bien mezclado.




Echamos los cereales en un bol. Le vertemos por encima la mezcla de marshmallows y caramelo. Damos vueltas hasta que esté bien incorporado.




Untamos un molde rectangular con mantequilla.




Vertemos la mezcla.




La mezcla es muy pegajosa. Es imposible con la cuchara o la espátula ponerla uniforme, así que vamos a hacer el mismo truco que usamos para las barritas de krispies de chocolate. Cogemos una hoja de papel de hornear y la untamos de mantequilla. Colocamos esa hoja, por el lado de la mantequilla, sobre la mezcla, aplastando bien y llevando la mezcla hasta todas las esquinas y bordes.




Retiramos la hoja y el resultado será perfecto.




Dejamos reposar hasta que esté bien firme y cortamos barritas rectangulares.




Las conservamos en un bote hermético. Ya veréis que ligeras y ricas son.




 













5 comentarios:

  1. es una buena receta,a mi una vez tambien se me a ocurrido la idea de mezclar las nubes esas con arroz inflado , pero estas estan muchisimo mas buenas , yo las he hecho con arroz inflado de choco y esta rikisiimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! No lo he hecho con los de chocolate, pero tiene que estar riquísimo. Un abrazo,

      Eliminar
  2. Hola Marga, soy de Argentina. Muy buenas tus recetas!! Acá no puedo conseguir arroz inflado, no tendrás una receta para hacerlos en casa?? Muchas gracias!!! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela,

      No sé hacerlos en casa, pero puedes hacer la misma receta con cualquier cereal inflado o, incluso, con palomitas de maíz

      Un beso

      Eliminar
    2. Hola Ángela,

      No sé hacerlos en casa, pero puedes hacer la misma receta con cualquier cereal inflado o, incluso, con palomitas de maíz

      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...