domingo, 3 de febrero de 2013

Decoraciones de galletas con glasa fáciles y rápidas






Si no tenemos ganas, ni tiempo, de complicarnos mucho con la decoración  de galletas, podemos tomar algunos atajos. Podemos decorarlas con fondant, que veremos en otro post. Pero también podemos decorar, con la glasa que hemos hecho, nuestras galletas o bombones favoritos. Esta opción es, además, muy económica. También sirve para completar el surtido de galletas, que hayamos hecho, con otras variedades.

Aquí os voy a poner varios ejemplos. El primero es con unas galletas que me encantan, las Hobs Nobs cubiertas de chocolate con leche. Los que no las conozcáis, son unas galletas inglesas (de McVities) parecidas a las Digestive o Granola, pero con mucha más avena.





Vamos a suponer entonces que ya habéis hecho la glasa, de uno o varios colores, siguiendo las instrucciones que hay en la entrada de   glasa para decorar galletas. A la glasa le ponemos una boquilla del número 3. También podéis ponerle la del número 2, o incluso el 1. Con el 3 es más fácil, porque sale más gruesa la línea y no hay que tener tanto pulso.



Cogemos, entonces, una galleta con la parte del chocolate hacia arriba.




Cogemos un cortador de galletas que nos guste, y que quepa dentro del diámetro de la galleta.




Apretamos un poco el cortador contra la galleta, para que quede marcado el dibujo. 





En las tiendas de repostería, venden unos rotuladores de pintura comestible, con los que se pueden marcar los dibujos, pero no es necesario. La marca de presionar el cortador se ve bien. 





Dibujamos con la manga pastelera por encima de la marca. También se puede hacer a pulso, pero es difícil. Muchas personas se llevan una decepción, cuando se ponen a dibujar con la manga y los resultados no son los esperados. La mayoría de nosotros no dibuja muy bien. Si hacemos un corazón en un papel no nos quedaría perfecto. Pues es más difícil que nos salga perfecto con la manga. Así que, si queremos un corazón perfecto, tenemos que usar una plantilla.




Una vez pintado el corazón, podemos añadir más detalles. Por ejemplo, un lacito. Esto ya lo podemos hacer sin plantilla.




O podemos dibujar corazones concéntricos en distintos colores, o en el mismo. Para esto tampoco necesitamos plantilla, aunque si queremos podemos marcar los tres corazones al principio.




Vamos a ver un segundo ejemplo. Con unos bombones de toffee pequeñitos y muy baratitos (la caja no llega a 2 €).



Vienen doce bomboncitos.




Cogemos la manga y le dibujamos un corazoncito en el centro. Es tan pequeñito que no hace falta plantilla.





Podemos decorarlos con todos los colores que tengamos.




Mirad que bien queda un plato combinando las dos creaciones.





Y, por último, os voy a decir un atajo rápido para decorar las galletas que hayamos hecho. Es especialmente bonito para galletas pequeñitas. Yo voy a decorar con esta técnica algunos de los corazones pequeñitoos que hice en la entrada de galletas de chocolate para decorar.





Las untamos con polvo de decoración satinado, que venden en las tiendas especializadas en repostería. Para  hacerlo solo tenemos que poner un poco de este polvo en un platito y, con el dedo, colocarlo por encima de la galleta. Sólo con el contacto se queda el polvo pegado. Es sencillísimo. Os parecerá increíble. Cogemos dos corazoncitos untados con la brillantina y, en la parte de atrás de uno de ellos, echamos una buena cantidad de glasa con la manga pastelera, como si fuera una galleta Oreo o Príncipe.




Juntamos los dos corazones, y ya está. Así de bonito.





Lo pongo aquí, al lado de un biberón de glasa, para que veáis lo pequeñito que es.




Y, aquí, en mi mano, con otras galletitas y bombones miniatura.




Esto solo son unas ideas simples. Ahora podéis seguir vosotros experimentando otras creaciones. Suerte!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...