sábado, 16 de febrero de 2013

Alitas de pollo "light" al estilo de Buffalo (“Buffalo wings”)







No soy muy aficionada a las alitas de pollo, pero en mi casa sí lo son. De todas formas, me gusta tomarlas de vez en cuando. Y, si las tomo, me gustan las típicas norteamericanas, al estilo de Buffalo. Es un plato fácil. Está bien tanto como aperitivo como para tomar como plato principal. La manera más habitual de hacerlas es bastante picantes y acompañadas de salsa de queso azul y de tiras de apio. La salsa de queso y el apio contrarrestan el picor. Yo las prefiero hacer menos picantes y acompañarlas de coleslaw u otra ensalada. 




Hace cuatro años, estuve en Charlottesville (Virginia). Es una ciudad pequeña, con una universidad preciosa diseñada por Thomas Jefferson, el tercer presidente de Estados Unidos y gran amante de la arquitectura. En Charlottesville acabe cenando en un sitio llamado Wild Wing Café, cuya especialidad eran las alitas de pollo. Tenían alitas de pollo de 33 sabores diferentes. Probé una selección de ellas y estaban riquísimas. De todas maneras, pienso que las clásicas son las mejores.

Normalmente se enharinan y se fríen. Yo os voy a dar una versión al horno y sin harina, para que sean más ligeras. Quedan muy ricas y crujientes.

Ingredientes:
1 kg alitas de pollo
2 cucharadas  de mantequilla (o de aceite de oliva) 
1 cucharada de pimentón
2 cucharaditas de Tabasco (u otra salsa picante. Si no tenemos, podemos echar guindilla molida)
2 cucharadas vinagre blanco
4 cucharadas de miel (o sirope de agave)




Encendemos el horno a 175º.

Si las alitas vienen enteras, las partimos al medio. Limpiamos bien las alitas, quemándoles todas las plumas, y las colocamos sobre una fuente de horno, formando hileras.




Las horneamos durante 20 minutos.

Mientras tanto, en una sartén pequeña, derretimos la mantequilla. 




Le añadimos el pimentón, 



el tabasco, el vinagre y la miel. La cantidad de tabasco dependerá de lo picante que queremos que queden las alitas. Yo, como las hice para niños, quería que no estuvieran casi picantes. Retiramos del fuego en cuanto estén todos los ingredientes bien mezclados.





Una vez transcurridos los 20 minutos, sacamos la fuente con las alitas del horno y con una brocha las untamos de salsa. 





Las metemos al horno 10 minutos más. Transcurrido este tiempo, podemos darles la vuelta, untar por el otro lado con lo que nos queda de salsa y meter en el horno otros 5 minutos.




Podemos preparar unas tiras de apio para acompañarlas.




Sacamos y servimos.




Yo las acompañé de coleslaw, para darles un punto de frescor.

Si se quiere servir con salsa de queso azul, podemos usar la receta de relleno de mini volovanes de este blog.




6 comentarios:

  1. ¡Qué pinta tienen! Y si encima son un poco light, mejor, más podemos comer, jajaja.
    Muchas gracias por compartir tu receta y por tu comentario en Directo al Paladar :).

    ResponderEliminar
  2. Gracias por visitarme!! Son un poco light porque van al horno en vez de fritas y no llevan harina, pero las tuyas también.

    Estoy estos días con un especial USA.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Las he hecho para mis hijas y han salido de rechupete, les han encantado. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta receta, pero tengo el horno con un problema, que otra forma existe para hacerlas ligeras sin horno? es posible hacer algo e e sarten?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las puedes hacer a la plancha (satén con muy poco aceite), pero tapa la sartén para que se hagan bien.

      Marga

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...