viernes, 22 de enero de 2016

Flax & Kale (Barcelona): Para ir una vez y poner una foto en Instagram






En los dos últimos años he estado muchas veces en Barcelona. La última, viviendo varios meses. Eso me ha permitido disfrutar de sus restaurantes, cafeterías, panaderías,... He ido dando buena cuenta de ello en Facebook y en Instagram, pero he pensado que era el momento de recopilar toda esa información. Así que, con esta entrada, empiezo una nueva sección de crítica gastronómica. Comienzo por Barcelona, pero mi intención es seguir haciéndolo allí donde me encuentre. Haré reseñas independientes de cada local, que después recopilaré por zonas y especialidades.

Estas críticas son muy personales y sólo de sitios que me han llamado la atención. Los comparto porque pienso que a otras personas les puede interesar probarlos. Algunas veces los localizo por Google maps y TripAdvisor, otras me los encuentro paseando. Normalmente sólo habré estado una vez, así que la experiencia es muy subjetiva. Siempre habrá algo en ellos que me haya gustado y por lo que creo que vale la pena ir. Si no, no os lo contaré.

No me costó decidir cuál sería mi primera entrada, Flax & Kale. Me llamó mucho la atención desde el primer momento que pasé por delante. Uno de los sitios más modernos que había visto. Me parecía muy de Nueva York. Busqué críticas y eran excelentes. Además, todas las veces que pasaba por delante lo veía a reventar de gente. Y todos muy modernos.
















El restaurante, desde el mismo nombre, parece haber sido hecho tras varios viajes al extranjero y un estudio de mercado. Pocos cosas hay tan de moda por ahí (entre los que quieren comer sano) como esa verdura llamada "kale". Y el lino ("flax") se usa en la cocina vegana hasta para sustituir al huevo. Además, han incorporado a la carta algún pescado azul (que últimamente también se valora mucho). Al incorporar estos pescados, el restaurante se vende como flexitariano (y no como vegano o crudívoro, de lo que ya hay otros locales en Barcelona). He llegado incluso a leer que era ¡el primer restaurante flexitariano de España! Como si eso significara algo.

Hay otro restaurante de la misma cocinera, Teresa Carles, al que tenía ganas de ir, pero no lo había hecho nunca. Ese es vegetariano (es decir, también tiene queso). Cada vez que planteaba la opción, mi familia buscaba otra alternativa. Pero Flax & Kale tiene tan buena pinta, que no se resistieron nada. 

Fuimos un día entre semana, sin reserva, y casi no conseguimos mesa. Estaba, como siempre, lleno. Y eso que es enorme. 

El personal es muy amable y alegre. Todos los platos sobre los que les preguntabamos nos decían que estaban riquísimos. La verdad es que a mí todo me gustó bastante. Pedimos un montón de cosas. 








Yo, de segundo, me pedí un plato crudívoro con unos colores espectaculares ("raw zuchinni blossoms"). Tenía un sabor delicioso. Lo peor fue por la noche. Notaba como si las verduras crudas fermentasen en mi estomago. 








Tomamos también un salmón que estaba bastante bien. A Ulises no le gustó nada de lo que pedimos. Yo creo que no es un sitio para ir con niños. Ni siquiera uno como mi hijo con aspiraciones gourmet. 

Con lo que me llevé mucha decepción fue con el postre. En principio no ibamos a tomar, pero vi que había tarta arco iris de Teresa. Yo llevaba mucho tiempo dándole vueltas a la idea de hacer una tarta arco iris con tintes naturales. En la descripción de la tarta ponía que llevaba cúrcuma, té matcha y otras cosas, que creí que darían a la tarta unos preciosos colores brillantes. Cuando nos la trajeron, eran cuatro capas de distintos tonos de marrón. El sabor no era tampoco nada bueno y la textura bastante áspera. Vamos, que di dos bocados y decidí que no valía la pena comerla. Comenté mi decepción y me dijeron que "estaba hecha con mucho amor". Intentan transmitir todo el tiempo "buen rollito".  




Pese a todo, y a que me pareció un poco caro, me alegro de haber ido. Y no descarto volver alguna vez con amigas. Ellas también se merecen poner fotos bonitas en Instagram.



Flax & Kale
Carrer del Tallers, 74
08001 Barcelona

2 comentarios:

  1. Desde que tuve a la nena no me muevo mucho por sitios así cuando voy a Barcelona, o sea que si cuando vaya aún estás allí nos vamos juntas, eso sí, al mediodía que no quiero pasar mala noche :P jaajaj
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja.

      Ojala podamos coincidir. Tendrás que abrir cuenta en Instagram para colgar la foto,

      Un beso

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...