jueves, 25 de septiembre de 2014

Pastel vegano de manzana con crujiente de avena y almendras (Vegan apple crumble)





En Tenerife, el otoño climatológico tarda bastante en llegar. De hecho ahora hace mejor tiempo que en verano. Aun así, será por verlo en otros blogs y en revistas, ya me apetecen postres otoñales, con manzana, calabaza o castañas. Además, ya iba tocando hacer un pastel vegano. Con el verano y la familia abusé de los productos refinados, pero ahora tengo ganas de volver a mis hábitos saludables. No sé si os pasa a vosotros. Yo creo que cada cosa tiene su momento.

El caso es que me ha dado por la manzana. Ya veis que he publicado el pancake gigante de manzana y los chips de manzana. Ahora le ha tocado el turno a un crujiente de manzana. Esto es lo que en inglés de llama un apple crumble o un apple crisp. Es un pastel de manzana, sin base, recubierto de una cobertura crujiente. Es parecido a un cobbler (como el cobbler de fresas). La diferencia es que en el cobbler la parte de arriba es más tipo galleta de mantequilla, mientras que en este es muy crujiente y granulada. 

Hay muchas recetas en la red de apple crumble, pero como yo quería hacerlo vegano me inventé la mía. Intenté hacerla, además, lo más ligera posible. Por ello a la manzana no le añadí casi azúcar. Si queréis, podéis ponerle más, aunque a mí me parece suficiente. Yo usé unas manzanas bastante ácidas, porque no tenía otras en casa. Quedó bien, pero creo que la próxima vez probaré con golden. Sobre todo porque sueltan más líquido y, al enfriar, forma una gelatina que me encanta.

Os recomiendo que probéis esta receta. Es facilísima de hacer. Solo necesitamos un bol y una cuchara o espátula, además del recipiente de horno. No tiene ningún ingrediente raro. Si queréis, podéis incluso prescindir de las almendras y el jarabe de agave, aunque le dan un punto todavía más crujiente.




Sobre el collage fotográfico que encabeza la receta, tenía muchas dudas. Hice otro que también me gustaba bastante. Pregunté en facebook y quedaron prácticamente empatados. Os lo enseño para que me deis vuestra opinión.





Ingredientes:
4 manzanas 
Una cucharada de canela molida
½ cucharadita de nuez moscada 
¼ cucharadita de clavo en especia molido
4 cucharadas + Una taza de azúcar moreno
2 tazas de copos de avena
Una taza de harina integral de trigo
Una taza de aceite de girasol
50 g de almendras laminadas
Una cucharada de jarabe de arce




Encendemos el horno a 150º C.

Pelamos las manzanas y las partimos en trozos pequeños. Mezclamos en un bol con la canela, la nuez moscada, el clavo y las cuatro cucharadas de azúcar. Ponemos en un recipiente resistente al calor. Horneamos durante 45 minutos. Si vemos que se nos dora demasiado, tapamos con papel de hornear. Los últimos 10 minutos subimos el horno a 175º C.












Mientras tanto, preparamos el crujiente. En el mismo bol que usamos antes, echamos la avena, la harina, la taza de azúcar y el aceite. Revolvemos con una cuchara o espátula. Cuando sacamos la manzana del horno, cubrimos con el crujiente y volvemos a meter al horno 20 minutos. 


















Mezclamos las almendras laminadas con el jarabe de arce. A los 20 minutos, sacamos el pastel del horno y colocamos por encima las almendras.








Horneamos unos 5 minutos más, hasta que las almendras estén doradas.








Podemos comer caliente o frío.









4 comentarios:

  1. Tengo que probar este crumble, a ver si les gusta en casa :)
    A mí me gusta más el primer collage, pero eso depende mucho de cada uno.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Si no tengo jarabe con que lo puedo reeplazar

    ResponderEliminar
  3. Si no tengo jarabe con que lo puedo reeplazar

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...