jueves, 10 de julio de 2014

Ensalada tibia de rúcula, anchoas y aceitunas kalamata





Cuando el verano pasado estuvimos en Atenas, me enamoré de las aceitunas kalamata. Bueno, realmente me enamoré de toda la comida griega, especialmente de sus ingredientes. Todo en Grecia, me sabía riquísimo, especialmente las frutas y verduras. En mercados y tiendas especializadas, había montones de frutos secos y frutas desecadas. Y con los frutos secos, prepararan unos deliciosos baklava (pastelillos).
















Hace poco vi en una tienda gourmet una lata de aceitunas kalamata y la compré. Estas aceitunas son de gran calidad y tienen un color muy oscuro. Reciben su nombre de una ciudad al sur del Peloponeso. Como son un ingrediente básico de la ensalada griega, pensé que podrían estar buenas en cualquier ensalada. Cuando estaba en medio de la preparación, se me ocurrió calentar parte de los ingredientes y hacer una ensalada tibia. La idea fue excelente y el resultado final muy rico.




Con estas cantidades sale una ensalada muy pequeña, como para dos cuencos o para acompañar a cuatro platos. Si queréis más cantidad, podéis aumentar las cantidades. Otra opción es añadirle pasta, ya que esta ensalada puede utilizarse también como salsa.



Ingredientes:
250 g de rúcula
12 tomates cherry
Una lata de anchoas en aceite de oliva
20 aceitunas kalamata (o de otra variedad)
Una cucharada de aceite de oliva
½ cucharada de orégano seco
Zumo de media lima (o limón)
Sal y pimienta






Lavamos la rúcula. Picamos los tomatitos. Les añadimos las anchoas partidas en trocitos pequeños. Yo parto las anchoas con unas tijeras dentro de la lata, después de escurrirles el aceite.











Ponemos una cucharada de aceite en la sartén (que puede ser el de las anchoas). Cuando está caliente, echamos los tomatitos y las anchoas y rehogamos uno o dos minutos. Salpimentamos. Añadimos las aceitunas y el orégano. Mezclamos bien. Apagamos e incorporamos la rúcula. Terminamos con un chorrito de lima o limón. 


















Servimos inmediatamente.









2 comentarios:

  1. Uuuuummm qué rica!!! No he comido nunca la rúcula pasada por la sartén, pero la probaré la próxima vez. A mí esas aceitunas también me gustan mucho y Grecia es un viaje pendiente para mí. Me encantaría ir :)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rúcula ya con el fuego apagado, lo justo para que se entibie pero siga crujiente.

      Pues yo no tenía muchas ganas de ir a Grecia, pero me encantó. Iba a un congreso y solo planifique el viaje para esos días. Después me arrepentí, especialmente cuando empecé a ver fotos de mis colegas por las islas griegas...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...