miércoles, 11 de diciembre de 2013

Glasa de textura gel “El festín de Marga” (para decoraciones de aplicación rápida, hecha a base de clara de huevo)

 




Desde que en el Viaje por la gastronomía en la red de Directo al Paladar pusieron galletas de Halloween y descubrí las de Postreadicción y, a través de ella, las de Dulce Merceditas, tengo un trauma. Nunca había visto unas galletas decoradas tan bonitas. Las de postreadicción son perfectas, impecablemente hechas y con unos diseños propios muy originales. Las de Dulce Merceditas me cautivaron desde el primer momento. Son super elegantes, como de estilo rustico y con unas mezclas de colores sobrias y originales. Me recuerdan a los jerséis de lana con dibujos nórdicos. Tiene, también, unas redondas de colgar con un muñeco de nieve que me encantaron desde el primer momento (y que terminé copiando). 










Sentí vergüenza de todas las galletas que había hecho hasta la fecha. Lo que más me impactó fue la textura de las galletas. Me explicaron que las hacían con la glasa de Sweet Sugarbelle y que era una glasa maravillosa, porque permitía hacer volúmenes, poner unos colores junto a otros sin tener que esperar a que estuvieran secas y, además, tenía mucho brillo. Me pareció genial y compré los ingredientes que me faltaban para hacer esa glasa: polvo de merengue y jarabe de maíz. Una vez en casa, cuando leí la composición del polvo de merengue me pareció que tenía demasiadas cosas. Decidí no usarlo. Pero pensé que podía utilizar algunas de las estrategias de Sugarbelle para hacer esa glasa. Incorporaría el almidón de maíz, que lleva el merengue en polvo, porque podía ayudar a dar el volumen. Y, también, el jarabe de maíz, que decían que era la clave para que fuera brillante.

En el blog de Sugarbelle encontré también el concepto de lo que ella llama “glasa de 20 segundos”. Me había dado cuenta de que las galletas más bonitas (al menos las que a mí me gustaban) no tenían un borde diferenciado del relleno, sino que eran todas seguidas y como de aspecto mullido. Sweetbelle explica cuál es la textura que tiene que tener una glasa para que sirva a la doble función (borde y relleno). Mi glasa también tenía que ser así, aunque también haría glasa de borde en determinados colores, como negro o blanco, para resaltar algunas zonas o delinear otras.

No os imagináis la maravilla que es decorar con la nueva glasa que creé, si antes lo habéis hecho con dos glasas, de borde y de textura. Es mucho más fácil y rápido y el resultado es espectacular. Pasé una tarde estupenda con Ana y María (madre e hija de 10 años) y decoramos montones de galletas. A ellas les quedaron ideales.  




María, tan pequeña, es una auténtica profesional repostera. Cuando se fueron, ya entrada la noche, era tan exagerada la cantidad de galletas que había horneado, como sabéis por las entradas de las galletas de mantequilla y las galletas de frutos secos, que aún me quedaban montones. 




Estuve decorando galletas hasta las 5 de la mañana. Más de 12 horas sin interrupción. Eso sí, las decoré absolutamente todas y agoté hasta la última gota de glasa. Al día siguiente, me dolían todos los músculos del cuerpo. Además, como dormí tres horas, ya que me tuve que levantar a las 8 aunque era sábado, andaba por la calle como una zombie.

En la receta pongo las cantidades de ingredientes para una clara. Los multiplicaremos por el número de claras que utilicemos. Yo uso clara de huevo  pasteurizada. Esta vez usé 9 claras, pero es que, como os dije, hice galletas en cantidades industriales. Yo la prueba que hice, para ver si funcionaba la glasa, fue con una sola clara. Me llegó para hacer dos colores con los que decoré un montón de galletas. Dos claras serían suficientes para decorar una hornada de galletas normal.

Todas mis amigas me preguntan dónde compré el sirope de maíz. Fue en el Club del Gourmet del Corte Inglés, pero lo venden en todas las tiendas especializadas en repostería.



Ingredientes  glasa textura gel:
Una clara de huevo
200 g de azúcar glass
½ cucharada de almidón de maíz (Maizena)
½ cucharadita de jarabe de maíz ligero (opcional)
¼ cucharadita de crémor tártaro (opcional)
¼ cucharadita de extracto de almendra o de vainilla (opcional)





Yo hice la glasa en una Kitchen Aid con la varilla a velocidad 4. Os recomiendo que uséis una batidora de varillas a velocidad media. Se puede hacer también a mano.

Tamizamos el azúcar que vamos a usar.






Ponemos la clara de huevo con el crémor tártaro y la maicena. Batimos ligeramente hasta que se integra. Añadimos de golpe todo el azúcar y el jarabe de maíz. Batimos hasta que se forma un merengue brillante con picos. Ponemos el aroma y batimos un poco más para que se mezcle bien. 














Repartimos el merengue en tantos boles como colores vayamos a teñir.




Ponemos el colorante y mezclamos hasta que esté uniforme. El colorante lo vamos poniendo poco a poco hasta tener la intensidad de color deseado. Cuando ya lo tenemos, añadimos agua cucharada a cucharada. Hay que hacerlo así para no pasarnos. Si queremos glasa gel de borde, que se puede usar para delinear y dibujar líneas finas, llegará con aproximadamente una cucharada de agua para unos 200 cc de glasa. Tiene que quedar  textura como de pasta de dientes. 






Para hacer glasa gel rápida, para rellenar galletas sin necesidad de glasa de borde, echamos cucharada a cucharada de agua hasta obtener una textura como de gel. Sweetbelle da el truco de los 20 segundos. Podéis ver el vídeo, aunque no entendáis inglés, porque se ve muy bien cómo tiene que quedar la glasa. Ella explica que, si marcamos con la cuchara una línea en la glasa, la línea tarda 20 segundos en desaparecer. Es mejor ser precavidos con el agua, porque si nos pasamos ya no tiene solución. Nos quedará glasa de relleno.






Una vez que tenemos la glasa teñida y con la textura perfecta empieza la diversión. ¡A decorar galletas!




El procedimiento es muy simple y os lo explicaré con más detalle en la entrada sobre decoraciones de Navidad con esta glasa gel. Simplemente, se marca el contorno de la galleta y con la misma glasa se rellena. Si dejamos secar un poco la galleta (una media hora) podemos aplicar glasa gel de otro color, o de ese mismo, y conseguir un nuevo volumen. Las galletas quedan con distintos volúmenes y como mullidas. Muy apetitosas.








 



6 comentarios:

  1. Tus galletas son también muy bonitas... la del reno me encanta!!
    besos

    ResponderEliminar
  2. Me apunto tu receta !!! Tus galletas son preciosas cada cual tiene su propio estilo :) Y eso las hace las más bonitas. Un besito y gracias por compartir tus experiencias ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias!!! Siempre digo: voy a hacer solo un modelo y planificarlo bien. Pero no soy capaz. Me gusta sentarme a decorar galletas como ante un lienzo en blanco...

      Eliminar
  3. Holal , soy Conchita de alahoradelte.Me parece curioso lo del tema de la maicena, pero oye, es cuestion de probar!!Un truquito a cambio, cuando glasees las galletas, si quieres que sequen rápido, pon el horno a 50 grados y si tienes ventilador mejor, las metes y en 20 minutos estan prácticamente secas!!, no veas lo que se ahorra de tiempo y para los talleres va genial, pues se las llevan hechas y no se les derrama la glasa húmeda. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchita!! Yo he hecho lo del horno, pero me parece que pierden un poco de brillo. ¿A ti no?

      Un beso,

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...