jueves, 19 de septiembre de 2013

Lazos veganos con coco, pasas, frutos secos y canela





Estoy entusiasmada con la cocina vegana. A mí, que siempre me ha gustado experimentar con las recetas, me da ocasión de probar nuevas combinaciones. Además, sé que preparo unos dulces muy sanos.

Ya os conté, en la receta de los mini muffins veganos de chocolate, lo que me gustó el libro de Chloe Coscarelli, Chloe´s kitchen. Dan ganas de ponerse a hacer todas sus recetas. Hace tiempo que había hecho unas caracolas de canela y frutas pasas (Cinnamon rolls) y quería hacer la versión vegana, así que acudí al libro de Chloe. Allí hay una receta muy apetecible. Lo que pasa es que usa azucares y harinas refinados. A mí no me gusta usarlos en los dulces veganos. En ese sentido, soy bastante fundamentalista. Así que los cambié por espelta integral, harina y leche de coco y agave. En fin, no sé si el resultado tiene mucho que ver con el de Chloe, pero está fantástico. Además, a mitad de camino, decidí que no iba a hacer caracolas sino lazos.

Lo que sí he de deciros es que la repostería vegana “fundamentalista” sale muy cara. Muchas veces, cuando uno hace bollería o pasteles, con azúcar blanquilla y harinas refinadas, piensa que es muy barato hacerlos en casa y que en las pastelerías los venden carísimos. Con lo vegano sucede lo contrario. Todo es caro: el agave, las leches vegetales, las harinas integrales ecológicas, los frutos secos naturales. La duda que entra es si los productos que venden como integrales o veganos en realidad lo son, porque tendrían que costar mucho más. Además, si eres como yo, y te gusta probar nuevos ingredientes para mejorar tus recetas, cada vez que vas a un herbolario o a una tienda de especias es una ruina. Esta vez, por ejemplo, usé por primera vez una harina de coco biológica. De todas maneras, si no la tenéis, podéis sustituirla por cualquier otra harina.




El relleno y el glaseado de esta receta son invento mio. Algunas veces, he tomado trenzas y lazos riquísimos con frutos secos. Quería hacer algo parecido. Por eso, rellene con una mezcla de canela, agave y frutos secos. El glaseado suele ser básicamente azúcar glass. Pensé suprimirlo, pero luego me decidí por bañar las trenzas con una exquisita leche de coco.

Cuando compréis leche de coco, fijaros en que tenga un porcentaje grande de coco. Algunas tienen solo un 35%. Otras, en cambio, pueden tener un 80%. Cuanto más coco tenga, será más tipo crema y, en esta receta, quedará mejor la glasa. Si la vuestra tiene un porcentaje bajo, reservar la parte superior más cremosa para el glaseado final y echar el líquido más aguado en la masa.

Ya me diréis lo que os parece. Yo creo que están buenísimos, sean o no veganos.

Salen 12 lazos grandes.


Ingredientes de la masa:
125 ml de agua tibia
250 ml de leche de coco (o leche de soja, avena o arroz)
125 ml de aceite de girasol
125 ml de sirope de agave
Una nuez de levadura fresca
400 g de harina de espelta integral (y un poco más para estirar la masa)
100 g de harina de coco (o de otra harina)
½ cucharadita de vainilla pura en polvo
½ cucharadita de sal

Ingredientes del relleno:
200 g de frutos secos variados sin tostar ni salar (almendras, nueces, anacardos y avellanas)
200 ml de sirope de agave
Una cucharada de canela
½ cucharadita de vainilla pura en polvo
100 g de pasas sultanas

Ingredientes para el acabado:
50 ml de leche de avena, soja o arroz (para pintar la masa)
150 ml de leche de coco (para glasear) (opcional)





Yo utilicé la máquina de pan. Puse en el recipiente primero los líquidos (agua, leche, sirope y aceite) con la levadura.




A continuación las harinas, la vainilla y la sal.




Seleccioné un programa de amasado.

Si queremos hacerlo a mano, calentamos el agua. Añadimos una cucharada de agave y la levadura. Esperamos 5 minutos. A  continuación, echamos el resto del agave, el aceite y la leche. En un bol ponemos las harinas, la vainilla  y la sal. Hacemos un agujero y echamos la mezcla de líquidos. Amasamos hasta que esté una mezcla uniforme. Dejamos reposar, cubierta por papel film en un sitio cálido, hasta que doble su volumen. Si hace frío, podemos encender el horno a 50º cinco minutos, apagarlo y meter allí la masa. Si lo metemos en el horno, quitamos el film.

Mientras esperamos, preparamos el relleno. Trituramos un poco, en un robot, los frutos secos con el agave. Dejamos trozos grandes, incluso algunos pueden quedar enteros. Reservamos.






Una vez tenemos la masa hecha, por uno u otro método, enharinamos una superficie de trabajo grande y estiramos la masa con el rodillo, hasta obtener un rectángulo alargado.Cubrimos el centro longitudinal con el relleno que teníamos reservado. Ponemos las pasas por encima.










Enrollamos la masa a lo largo, de manera que nos queda como un salchichón largo. Cortamos al medio longitudinalmente. Giramos las tiras para que la parte abierta quede hacia arriba. Partimos al medio transversalmente.




 Colocamos dos medias tiras una junto a otra. A mí como me suele quedar una parte más gruesa que otra, las giro de posición para compensar una parte más fina con otra más gruesa. Así el tamaño final de todos los lazos será similar. Giramos una tira sobre la otra tira seis veces. Cortamos en seis trozos, dejando siempre un cruce en el medio. En realidad, más que de lazo, tienen forma de X.










Colocamos en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear, o engrasada. Repetimos el procedimiento con las dos tiras de masa restantes.




Pintamos con la leche que teníamos para el acabado. Las dejamos reposar en un sitio cálido una media hora.






Preparamos el horno a 175º. Metemos los lazos unos 20 minutos, hasta que estén dorados.




Al sacar las caracolas del horno, las ponemos en una rejilla y bañamos con la leche de coco que teníamos reservada.









Dejamos enfriar, si podemos esperar...








3 comentarios:

  1. Es verdad que todo lo bio y natural sale más caro. Lo que no sé yo es el porqué. Ya que estos productos son menos industrializados y llevan menos proceso que los otros. Si la cuestión el a oferta y la demanda, seguro que si bajasen los precios tendrían mucha más demanda. Pero bueno, supongo que ese es un tema difícil.
    Yo esos lazos los veo riquísimos y me guardo la receta en pendientes
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ecológico se puede entender, pero lo otro no. En cualquier caso, estos lazos están buenísimos.

      Eliminar
  2. Seguro que duraron poco, con la pinta que tienen :P

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...