martes, 1 de enero de 2013

Mini cupcakes de terciopelo rojo ("red velvet") con crema de orujo

Os dejo la receta de los mini cupcakes de terciopelo rojo con crema de orujo.

Como imaginaréis por el nombre, estos son cupcakes de adultos. Los cupcakes son minitartitas. No son, como muchos piensan en España, una magdalena cubierta de una crema o fondant intragable, que parece una escultura de plastilina, más que algo para comer. Cada cupcake debe de ser una pequeña exquisitez. Y, como bien me explicó mi cuñada Denise en su momento, hay también cupcakes para adultos.

De todas formas, si le quitais el orujo a la crema, seguro que a los niños les encantan también.

Estos cupcakes de terciopelo rojo ("red velvet") están muy de moda en Estados Unidos. La receta que os doy es una adaptación de la de la pastelería Magnolia, especializada en cupcakes y famosa por la serie "Sexo en Nueva York" ("Sex and the City"). Eran los cupcakes que volvían locas a las protagonistas...


Ingredientes para el bizcocho:
½ taza de mantequilla reblandecida
1 taza azúcar
1 huevo y una yema
1 cucharadita de colorante rojo intenso
2 cucharadas grandes de cacao amargo en polvo (lo pasamos por un colador)
1 taza y ½ de harina
1 cucharadita de levadura Royal
1 cucharadita de vainilla
200 ml de buttermilk (Se consigue en Lidl y otros supermercados alemanes. Si no tenemos, echamos, antes de empezar a cocinar, un chorrito de limón en 200 ml de leche entera y lo dejamos reposar hasta que lo incorporemos a la receta)
1 cucharadita de vinagre (el de manzana es el más suave, pero también podéis usar de jerez, modena blanco, vinagre macho… Yo aquí usé de Jerez)
Ingredientes para la crema de orujo:
125 g. queso Philadelphia
60 g. mantequilla reblandecida (Importante que esté blandita)
125 g. azúcar glass
Una pizquita de vainilla (en polvo o líquida)
Un chorrito (al gusto) de crema de orujo u otro licor (opcional)

Mini cupcakes:
Encendemos el horno a 175º.
Batimos  (mejor en una batidora de aspas o pala) la mantequilla con el huevo, hasta que nos quede una pomada, añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Le echamos el colorante y el cacao. El cacao lo pasamos por un colador, empujándolo con una cuchara. Este paso es imprescindible porque si no el cacao queda en grumos (y no queremos encontrarlos en el bizcocho). Con el colorante y el cacao tiene que quedar de un color rojo amarronado, como de terciopelo. La cantidad de colorante depende de la calidad y la intensidad del que utilizamos (yo uso el de Wilton y con un poquito llega para conseguir un rojo intenso). Añadimos la buttermilk y el vinagre. Todo esto batiendo y batiendo. Os va a impresionar la textura de esta crema, tan brillante y bonita. Es diferente a cualquier otro bizcocho que hayas hecho.

Rellenamos los moldes de papel, preferiblemente rojos o con decoración roja. Si tienes bandeja de mini cupcakes, ponles los papeles. Si no tienes bandeja, tienes que usar dos moldes de papel para cada cupcake (con uno solo se desborda). Echamos la masa con la ayuda de dos cucharas.


Los metemos en el horno aproximadamente 12 minutos. Vemos que van creciendo de manera uniforme, muy planitos, y que la superficie se va secando. Cuando la superficie está sequita, los sacamos.

Si los hiciste en bandeja, déjalos enfriar un par minutos en la bandeja y después retíralos. Esperamos a que enfríen completamente antes de decorarlo, pero vamos haciendo la crema de Orujo.
Crema de orujo:
Batimos el queso, con la mantequilla y la crema de las galletas. Si tenemos una amasadora o batidora de aspas se bate mejor. Cuando está hecha una crema, añadimos la vainilla y poco a poco, el azúcar. Al final, echamos un chorrito pequeño de licor. Esto es opcional. Se puede dejar la crema solamente con la vainilla. Está muy rica también sin licor, aunque para adultos de postre el licor le da un punto.
Rellenamos con esta crema una manga pastelera y lo metemos en la nevera hasta la hora de decorar.
Para decorarlos, ponemos  le hacemos un corte a la punta de la manga pastelera y ponemos un montoncito de crema encima de cada mini cupcake. Lo podemos dejar así o espolvorearlo con alguna decoración preferiblemente roja.


A mí me gusta decorar en el último momento, porque no me gusta meterlos en la nevera. El bizcocho está mejor a temperatura ambiente.
Si los tenéis que llevar a algún sitio, venden unas cajitas de cartón muy prácticas. Incluso los podéis decorar dentro de la propia cajita. En último caso, si van a tener que esperar varias horas a ser comidos allí donde vamos, los podemos congelar decorados y dejar que se vayan descongelando hasta la hora de comerlos.

Y, si nos ha sobrado masa, porque las cantidades de esta receta, dan para algo más que los 24 mini cupcakes, siempre podremos hacer un pequeño bizcochito. Hacemos el doble de cantidad de crema de orujo y a comer…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...